¿Nadie puede con Marvel o DC?

Leo que Virgin Comics repliega velas y cierra su oficina en Nueva York. La curiosa joint-venture que el millonario aventurero había hecho con la editorial india Gotham Entertainment se tambalea peligrosamente pese a los recientes anuncios de series en web de Grant Morrison o nuevos (¿?) universos creados por Stan Lee. La noticia no tiene nada sorprendente: la apuesta por nombres de la farándula como Nicholas Cage, John Woo o Deepak Chopra no ha sido suficiente para sostener unos tebeos que, en el mejor de los casos y con muchas tragaderas, no pasaban de legibles a ratos. Baja calidad que, en principio, parece justificar razonablemente que la editorial eche freno, por mucho que se quiera achacar a la situación macroeconómica mundial de crisis.
Sin embargo, la noticia me lleva a otra reflexión que me interesa más: ¿es que nadie puede con Marvel o DC? Es evidente que en este momento el gran enemigo de ambas editoriales es el manga, pero olvidémonos de él y centrémonos en los superhéroes: ¿por qué no ha hay ninguna experiencia editorial de este género que pueda competir con las dos grandes “majors”? En los 90, tanto Image como Dark Horse llegaron a hacer temblar los cimientos de las grandes editoriales, colando de forma continuada títulos en el TOP 100 de Diamond (que pese a sus limitaciones por incluir sólo tiendas especializadas, para el análisis de ventas de comic-book es adecuado), incluso en los primeros puestos. Pero desde hace años, los “tops” mensuales son dominados de forma aplastante por ambas editoriales. Hay pequeñas excepciones, generalmente de series relacionadas con algún fenómeno fan (estilo Buffy), pero son más confirmaciones de la regla que síntoma de cualquier otro comportamiento del mercado.
Seamos claros, los tebeos de Virgin eran malos, pero como la gran mayoría de los tebeos que publican hoy Marvel o DC, inmersas en una euforia generadora de títulos que poco o nada tiene que ver con la continuada bajada de ventas que están sufriendo. Aparentemente, los lectores huyen poco a poco de los tebeos de Marvel o DC, pero me cuesta creer que lo hagan del género de superhéroes. Prefiero suponer que se alejan de modelos caducos que han dejado de respetar al lector, pensando que es un pelele capaz de deglutir cualquier cosa con el título de su personaje preferido en portada. Sin embargo, otras interesantes propuestas dentro del género, como por ejemplo Invencible, muy superiores a las planteadas por las grandes editoriales, siguen quedando fuera de los principales puestos de ventas.
¿Será verdad que no hay aficionados al género de superhéroes sino aficionados a Marvel o aficionados a DC? Es una de esas pocas explicaciones que podría justificar este tipo de resultados: los lectores no quieren realmente leer aventuras de género de superhéroes, sólo quieren leer a sus personajes de siempre. Un argumento que se vería sustentado además por la dificultad de introducir nuevos personajes o universos incluso desde dentro de las grandes.
Pero hay otra posibilidad, como bien apunta Dirk Deppey en Journalista: el sistema americano Direct Market. Virgin decidió vender sus tebeos exclusivamente por este canal de distribución, que controla básicamente la venta de tebeos de superhéroes en formato comic-book de las dos grandes. Como Deppey argumenta, y coincido con él a la vista de las cifras de ventas de tebeos en las librerías generalistas, el Direct Market ya no es representativo de los gustos del lector medio americano, sino un reducto de lectores de superhéroes de Marvel y DC, herméticos y poco permeables a otras experiencias. Optando por el DM, Virgin habría firmado prácticamente su sentencia de muerte, confirmada por la baja calidad de su propuesta que, sin embargo, podría haber atraído a más lectores ocasionales en un mercado generalista por el posible atractivo de sus cinematográficos autores.
Marvel y DC tienen personajes que ya forman parte del imaginario colectivo, pero no pueden hacerse propietarios de un género que, les guste o no, pertenece a los lectores, no a las editoriales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation