Perdiendo la capacidad de sorpresa

¿Por qué no me sorprende que se haya dictado una fatwa contra Mickey Mouse? Según leo en Newsarama, el clérigo saudí Sheik Muhammad Munajid ha proclamado que el ratoncillo de calzones rojos es un soldado de Satán, que todo lo que toca (sic) es impuro y que hay que matarlo.
Vale, Mickey es un icono que, como otros muchos, representa el imperialismo yanquilandés. Lo aceptamos para el Scattergories con poca convicción y más costumbre que otra cosa, que la cosa viene ya de lejos. Pero… ¿una fatwa que dictamina su muerte? ¿Hasta qué punto de estupidez humana estamos llegando? Menos mal que hay gente con dos dedos de frente desde el mundo islámico que han señalado lo absurdo de la medida, pero no deja de ser un signo más de las tonterías que se hacen en nombre de la religión. Lo peor es cada vez me sorprende menos la estulticia humana…
Y ya puesto: ¿Les cobrarán por uso de la imagen? Por que los de Disney son como los de Moulinsart…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation