Cretino 20

Nuevo Cretino, que llega ya a su número 20 con un especial “Peligro”. 100 páginas con colaboraciones de Ata, Tamayo, Calvo, Kalitos, Bellvi, Javierre, Davin, Sien, Chos, el Bute, Azagra, Molina, Koko, Davin, Cesar, Carol Galais, Rakel Winchester, entre otros. Recomendabilísimo, como siempre, por sólo 3.5€.

cretino20

Más información en http://cretinolandia.blogspotcom

Más listas del 2008

Y esta vez, del prestigioso Publisher’s Weekly. Sus críticos han votado las mejores novelas gráficas del año, y los primeros puestos han correspondido, por orden de votos, a…

Bottomless Belly Button, de Dash Shaw (Fantagraphics)
Disappearance Diary, de Hideo Azuma (Fanfare Ponent Mon)
The Education of Hopey Glass, de Jaime Hernandez (Fantagraphics)
The Great Outdoor Fight, de Chris Onstad (Dark Horse)
Omega the Unknown, de Jonathan Lethem y Farel Dalrymple (Marvel)
What It Is, de Lynda Barry (Drawn & Quarterly)
Zot! Complete Black and White Stories 1987-1991, de Scott McCloud (Harper Collins)

A falta de leer la obra de Onstad, del resto sólo decir que concuerdo plenamente con el reconocimiento a la obra de Dash Shaw, sin duda la obra del año con permiso de Jaime Hernández. No es muy justo que aparezca Zot!, casi un clásico y en este caso una reedición, pero es sin duda un extraordinario tebeo. Y sigue el reconocimiento a la obra de Azuma, que si bien a mí no me convenció, en los USA ha arrasado, todo un éxito para Ponent Mon. Tampoco me entusiasmó What is it y Omega de the unknown me parece un curioso ejercicio, erpo que no llega a cuajar.

Una opinión corta sobre The Spirit

spiritVisto “eso”, la verdad es que sólo se me ocurre una palabra: mala. O dos: muy mala. Pero también creo que las críticas que he leído por ahí van bastante desencaminadas en muchos aspectos. A mi entender, el principal problema de The Spirit es cinematográfico y argumental: Miller no domina la narrativa cinematográfica y la película es torpe y tosca, a lo que hay que añadir que el argumento se pierde en cada cambio de plano. Punto, no hay mucho más que decir que no sea rajar por rajar inútilmente.
Eso sí, respecto al respeto a la obra de Eisner, que también se ha criticado profusamente, creo que la situación es completamente contraria: no me cabe duda que Miller intenta respetar al máximo a The Spirit, trasladando muchísimas de las características de la serie (como bien indica irónicamente Kyle Baker), incluso con escenas calcadas de las historietas, pero choca con dos grandes problemas: uno, que se queda en la superficie formal sin ahondar en los argumentos de las historias, no trasladando, paradójicamente, el espíritu de la serie; y dos, que en su afán de reflejar la comicidad de la obra de Eisner, se excede cayendo en el histrionismo. Lo primero es grave, lo segundo, molesto. Personalmente, a mí lo que más me ha molestado es que, en ese panorama de máximo respeto, no encaja la representación de Octopus, único elemento de la serie que Miller se salta completamente (recordemos que nunca se ve al personaje en la historieta) y donde vuelca una creación más personal, completamente conectada con sus constantes previas.
El problema es que en su afán de ser fiel a Eisner, Miller le ha hecho un flaco favor. Los espectadores que vayan al cine, muchísimos más que los que conocen al personaje, van a hacer una lógica equiparación: “si esto es The Spirit, The Spirit es una mierda”. Un silogismo simple y reduccionista, sí, pero indudablemente lógico. Y que la percepción de la gran obra maestra de la historieta (hoy estoy eisneriano) por parte del gran público sea ésta es terrible. Por mucha edición de libros tan adecuados como Lo mejor de The Spirit, el público se acercará antes a la taquilla del cine que a la librería, y la huella que quedará del personaje, por desgracia, es la de la película, perdiendo la oportunidad de dar a conocer masivamente este gran clásico del tebeo.
Otra vez será.