Clásicos del humor: Sacarino

sacarinoNuevo volumen de la serie, que en estas primeras entregas parece más un “Clásicos de Francisco Ibáñez” que una serie dedicada a la editorial Bruguera, pero supongo que el marketing (o, peor, la poca confianza de los directivos de RBA en todo lo que no huela al creador de Mortadelo) marcará estas decisiones. El caso es que toca turno a El Botones Sacarino, esa serie nacida siempre con el estigma de copiar a Franquin ¡por partida doble!, basándose en su Gaston Lagaffe e incorporando el traje de Spirou. La selección elegida incluye una selección de historias de los años 1967 a 1970, posiblemente la mejor época del personaje, pero se echa mucho en falta una selección de planchas del periodo 1963-1967. Por desgracia, el periodo elegido coincide con el de mayor coincidencia con las historias de Gaston, llegando a la copia directa de muchas de las viñetas y situaciones. Si se hubiera incluido el periodo inicial, se podría haber comprobado cómo nace claramente inspirado por Gaston y Spirou (ACTUALIZACIÓN: de hecho, la primera tira era una copia de una página de Gaston¡gracias Pablo!-), pero con un diseño era más alejado del original de Franquin y con argumentos más autóctonos. Se podría haber comprobado, además, cómo el personaje va acercándose cada vez más a la fisionomía de Gaston hasta casi calcarla, en una evolución inversa a la que habitualmente se da en estos casos (donde se inician series clonando un original y poco a poco se van diferenciando).
Respecto a la calidad de reproducción, muy irregular, con un color muy desvaído en la mayoría de las historietas (que seguramente proviene de la baja calidad de impresión de los tebeos usados como origen de los escaneos) y con la ya habitual presencia de algunas historietas desenfocadas.
Un volumen prescindible, pero que puede interesar a los muy aficionados a Ibáñez.