Exposición “Cómic y deporte” en Sevilla

Durante los cuatro días que dure Feriesport’09, se podrá visitar la exposición Cómic y deporte, que muestra una visual de cómo diferentes autores de todo el mundo han plasmado su particular visión del deporte en sus páginas; entre las obras se podrán comtemplar páginas de Captain Tsubasa, Asterix, tiras de Manuel Vázquez, Mortadelo y Filemón, Uncanny X-Men, Sports Action o Prince of Tennis. La exposición permanecerá abierta del 18 al 21 de marzo de 2009 en el Hall de entrada del Complejo Deportivo “Los Bermejales” de Sevilla. La exposición está organizada por el Servicio de Actividades Deportivas de la Universidad de Sevilla y comisariada por Rafael Ruiz Dávila. Continue Reading →

Más novedades de Panini

Atentos al PDF de novedades de Panini, porque incluye varias novedades muy interesantes, como el sexto volumen de la indispensable Historia de los Cómics dirigida por Antoni Guiral, el divertido (y muy bestia) Bad Boy de Frank Miller y Simon Bisley y (redoble de tambores) el primer volumen de Diario de guerra: Hugo Pratt, que recoge las historias bélicas que realizara Pratt en su etapa británica. Un pequeño tesoro casi desconocido, que en tres volúmenes incluirá todas sus colaboraciones para la Fleetway.

V Certamen de cómics Ciudad de Córdoba

[Nota de prensa[
Este año se se va a celebrar, trás algunos años de inactividad, el V CERTAMEN DE CÓMICS CIUDAD DE CÓRDOBA (anteriormente conocido como Certamen de Fanzines, Cómics e ilutraciones). Es un evento modesto y sin demasiadas pretensiones pero aun así, agradecemos toda colaboración posible. Lo que buscamos preferentemente es, cómics e ilustraciones de autores cordobeses.
Continue Reading →

Firmas de Malavida

El viernes 13 (18:00h) y el sábado 14 (12:00h) los componentes del colectivo Malavida estarán firmando sus obras en la Casa del Libro de Zaragoza (C/San Miguel, 4, junto a Paseo Independencia). El viernes estarán Kalitos, Dani García-Nieto y XCAR, y el sábado Iru, Moratha y Chefo.

Borrones

borron¿Qué diferencia hay entre una mancha de tinta y un dibujo entintado?
Pongámonos de un racionalista cientifista que espante: ninguna. Es una distribución de tinta sobre papel, que atiende a una dispersión aleatoria basada en parámetros físicos en el primer caso (gravedad, rozamiento, viscosidad de la tinta…) y que en el segundo tan sólo añade una ordenación más estructurada. Pero, en el fondo, no son nada más que una cierta cantidad de tinta sobre un sustrato de papel, generalmente de color blanco.
Sin embargo, es evidente que una mancha en un papel no transmite al lector las mismas ideas que cuando se transforma en letras o dibujos. Es un cambio mágico, que responde por un lado a esa capacidad innata que tenemos de descubrir y asociar formas en aquello que no lo tiene, ya sea en nubes o en una carta de Rorschach, y por otro a ese conjunto de convenciones sociales que llamamos cultura.
Pero…¿cuándo la mancha se transforma en dibujo? ¿Cuál es el extraño mecanismo que convierte la química de un fluido en arte?
No tengo claro si ésta fue la motivación que movió a Tom Neely a realizar El borrón (editado por La Cúpula), pero su propuesta es lo más cercano que se puede a encontrar a la búsqueda de una respuesta a esa pregunta. Un tebeo que se desprende de las convenciones de la historieta actuales para zambullirse en una idea simple: el enfrentamiento entre un personaje y una mancha de tinta. No es original, seguro que algunos recordarán aquellos delirantes episodios de La pantera rosa en los que se desarrollaba un titánico combate contra una ultraresistente mancha que cobraba vida propia, pero Neely, sin dejar de lado el surrealismo subyacente del concepto, opta por abordar la historia desde una óptica mucho más compleja, que transformará el enfrentamiento en una intrincada red de simbolismos. Neely, pintor y animador, debuta en la “novela gráfica” con un conjunto de episodios cortos donde opta por un estilo gráfico y narrativo deudor de los pioneros de la historieta de prensa, de Gottfredson a Segar, que contrastará con la radicalidad experimental de su planteamiento, donde dibujo y mancha se enfrentarán en un remedo de síntesis de lo que es la vida real, la diaria dicotomía entre el caos de los desconocido y la rutina de lo establecido. Una tensión que se desarrollará desde una apariencia de simplicidad formal que esconde una reflexión mucho más profunda: a través de episodios genéricos sobre la vida diaria, algunos disfrazados de gag anecdótico, Neely va desarrollando un original discurso que resume todas las dificultades, miedos y dudas del ser humano en una mancha, una elemento discordante, caótico e imprevisible que reúne en su negritud todo aquello que desconocemos y automáticamente rechazamos. Una incertidumbre que puede ser, también, germen de cambio e inflexión. A medida que vayan pasando las páginas comprenderemos que esa mancha simbólica del miedo puede esconder, simplemente, algo que no entendemos, una posibilidad que si es explorada puede ser el nacimiento de otro camino.
borronb
El atrevimiento de Neely es importante, casi suicida, animando al lector a una experiencia sensitiva más que narrativa, que busca provocar sentimientos y sensaciones a partir de imágenes sencillas. No hay prácticamente diálogos, sólo imágenes que llevarán al lector siempre desde lo conocido y predecible a lo impredecible e ignoto, a proponerle que encuentre en esa mancha que crece su propia mancha, su propio pozo oscuro donde no se atreve a ahondar. Es uno de esos tebeos que se queda en segundo plano, del que se nos quedan impresionadas escenas que irán recorriendo un intrincado camino por nuestra mente hasta que, varias horas después de pasar la última página, las recordaremos y nos obligarán a detenernos de nuevo sobre ellas. A recordarlas de una manera extraña y nebulosa, demostrando el poder mesmérico que destilan.
Una obra sorprendente. (3)