Contextualizar

A raíz de los comentarios sobre los chistes de humor gráfico “políticamente incorrectos” que colgaba ayer, se ha desatado un interesante debate en el que, de nuevo, es la contextualización histórica la clave. Hasta tal punto que Javier y yo caíamos en nuestra propia trampa al no hacer una correcta situación de la viñeta en la que un bracero cubano se casa con una cerda judía.
En efecto, como bien me indica Antonio Martín: “el problema radica en que la imagen está absolutamente descontextualizada, por causa de que Iván Tubau TAMPOCO la contextualizó, ni siquiera se moletó en poner el pie de texto que llevaba el chiste. […] se trata de un chiste de Sileno, humorista político español, que se publicó en la revista de humor satírico Gedeón el día 27 de mayo de 1897 (ANTES de la debacle del 98) con el título “Matrimonio morganático” y con sel siguiente pie de la viñeta: “Por fin se casa la Nieves ó vayánse ustedes á la venta del… Grajo”
La cosa va de que al progresar la revuelta insurreccional e independentista cubana, los caricaturistas hispanos se lanzaron, cada vez más, a criticar la ayuda en la sombra (y no tan en la sombra) que los Estados Unidos estaban dando a los insurrectos, al tiempo que señalaban cómo estos estaban dispuestos a todo, a cualquier cosa, con tal de conseguir sus dineros y lograr la independencia. Por ello, en este chiste, Sileno representa al típico mambí cubano como un oportunista que por dinero está dispuesto a cualquier cosa. […]Los caricaturistas gráficos españoles, ya desde unos años antes a 1898, caracterizaban a los norteamericanos bien como el Tío Sam o bien como cerdos, […] por lo que creo que la referencia o interpretación es que el negro cubano insurrecto se está desposando con los Estados Unidos, representado por el animal porcino (aunque esto no es definitivo pues encuentro otra referencia en la que se escribe que: “el levantamiento insurreccional está representado por el cerdo, al que acompaña los Estados Unidos)”
Queda por comprender a qué hace referencia la estrella y la clave numérica 41 x 14.”

He resumido un poco su largo mensaje, pero es evidente que, de nuevo, la contextualización histórica es la única forma de entender el chiste. Sacado de su contexto histórico es chiste parece claramente antisemita, pero si se comienza a analizar, es un exponente de la situación sociopolítica, en este caso de la previa a la guerra hispano-americana que desembocó en la “catástrofe del 98” y la pérdida de las colonias.
Sirva como ejemplo de la representación del pueblo americano como cerdos, y que iría en esta línea de interpretación, esta viñeta de Madrid Cómico del 9 de abril de 1898, en la que el Tío Sam actúa de Herodes sacrificando a España/Cristo ante la multitud (viñeta sacada del interesantísimo blog Cartones).

chiste

El humor gráfico de esa época está fuertemente cargado de simbologías de todo tipo, por lo que cualquier análisis apresurado como el que hice aquí es, con seguridad, erróneo. Hay que profundizar y analizar con lupa la coyuntura en el que se creó para poder entenderlo. Es posible que la estrella de David se refiera a la financiación judía de los americanos, quién sabe, en una referencia que puede ser considerada como antisemita, pero dentro de un ambiente prebélico donde la radicalización de las posturas deja de lado ya muchas consideraciones y se atacaba con fuerza a cualquier representación del “enemigo”.