Ilusiones

Hay una escena en la imprescindible Los 400 golpes, de François Truffaut que siempre me ha parecido hipnótica, cuando Antoine Doinel entra en la atracción de la centrifugadora y comienza a dar vueltas y moverse ajeno a las leyes de la gravedad. Durante esos escasos minutos, Antoine sale de este mundo y vive una fantasía propia, una ilusión que le abstrae de la dura realidad que vive, reflejada en sus ojos, en su rostro. No son necesarias las palabras: la mirada nos los dice todo. Curiosamente, esa ilusión, esa fantasía perdida o encontrada, forma parte de dos obras muy diferentes que aparecen simultáneamente: El duveauúltimo gran viaje de Olivier Duveau, de Jali y La Laguna, de Lilli Carré. En ambos asistiremos desde perspectivas radicalmente contrarias al impacto de la búsqueda de un sueño, de una utopía. Por su parte, Jali vuelve a demostrar que es un creador de fábulas maravilloso, que teje sus historias con los hilos de las fantasías infantiles que todavía atesoramos. Acompañando a Olivier Duveau en su último viaje, somos polizones en esa apasionada aventura por encontrar esa estrella imposible, astro o mujer, qué más da, que da fuerzas al corazón para seguir latiendo cada minuto. Jali crea sus páginas a modo de pequeños poemas que van engarzándose en una historia más grande, escenas que juegan con la definición de melancolía romántica con la misma facilidad que con la de arrebato novelesco. Hay que detenerse en cada página para extraer esa lírica oculta en cada composición, que automáticamente nos traerá ecos de Antoine de Saint-Exupery y obligará al lector a sentir esa ilusión denodada, esa estrella polar que sabemos estará siempre ahí para guiarnos. Jali consigue con facilidad increíble tocar sentimientos y sensaciones para provocar un estado especial en el lector. Ese estado de abstracción que nos aísla del mundo como la atracción de feria en la que se introducía Antoine Doinel. Y allí, en esa burbuja, nos dejamos llevar completamente por esta fábula maravillosa y hermosa. Un tebeo delicioso que, por desgracia, tiene sorprendentes problemas de reproducción para la calidad a la que nos tiene acostumbrados Astiberri. Un cierto desenfoque, falta de contraste en muchas páginas… que hacen que la experiencia lectora no sea completa. Una verdadera lástima, porque esta obra se merece ser disfrutada al 100% (3+).

lagunaLilli Carré también nos habla de los sueños y de las ensoñaciones, de esas ilusiones infantiles que creamos y seguimos y que algún día pueden ser realidad. En La laguna desarrolla una historia que nos habla de un extraño monstruo que canta a la luna. Un monstruo de la laguna negra reconvertido en compañero invisible de juegos que será el eje de una reflexión a medio camino entre lo mágico y lo inquietante. Hay esbozos de del universo endogámico de Burns, pero accediendo a él tangencialmente: permanece la inquietud, pero no llega a producir ese escalofrío en la columna que desasosiega. La autora sabe moverse en un delicado juego en el que la inquietud y la tranquilidad se van alternando, movidos por la curiosidad y el misterio. Lanza así su mensaje de paradoja, en el que las fantasías infantiles sólo son parte de la realidad de los adultos, mientras que es negada a la pequeña Zoey. La nostalgia de la infancia es expresada a través de una metáfora tan inteligente como hermosa: la añoranza de los monstruos de la niñez. Esos que buscábamos horrorizados debajo de la cama cuando éramos tiernos infantes y que ahora desearíamos encontrar, esperando hallar junto a ellos el niño que fuimos. Cada adulto interpretará ese monstruo de una manera completamente distinta, como diferentes eran las ilusiones de la infancia., pero todos lo buscarán y se sentirán seducidos e hipnotizados por su melodía. La aséptica puesta en escena deudora de Burns encuentra puntos de escape a través de un delicado juego de simbolismos en los que la música, los sonidos, la canción del monstruo, actuarán de peculiar eje sinestésico. En una curiosa sustitución de sentidos, lo visual dejará paso a lo auditivo, marcando la cadencia de la lectura y el ritmo visual: un repiquetear de dedos, una canción, un metrónomo… Un álbum muy destacable de una autora a la que hay que seguir muy de cerca a partir de ahora. (3+)

Dos álbumes recomendabilísimos. No se los pierdan.

Wikio

Me informan desde Wikio que La Cárcel aparecerá en el puesto 65 de su ranking mensual de blogs a partir del domingo (por si alguien le interesa cómo queda, pinchad aquí). Si eso significa más visitas es malo, comienzo a tener problemas serios de tráfico otra vez… Me temo que en breve tendré que repensar el tema de la publicidad…

La crisis

crisisAcostumbrados a que “el mundo del tebeo siempre ha estado en crisis”, la actual crisis económica en la que estamos envueltos ha sido en cierto modo ninguneada por la industria del tebeo. Pero la realidad está siendo muy inquietante. Pese a que siempre se ha dicho que el lector de tebeos antes si quitaría la comida de la boca que sus tebeos, la realidad está mostrando que la euforia que vivía el tebeo era real y que se debía fundamentalmente a los lectores esporádicos que se acercaban al tebeo. Con la crisis, las ventas se reducen de nuevo a la minoría de coleccionistas de siempre, que no pueden aguantar, ni de lejos, la actual estructura empresarial editorial. El aviso lo lanza Joan Navarro en su blog: cierre de librerías, caída de ventas en torno al 25% durante el primer trimestre del año…. Y estamos hablando de una editorial saneada que tiene verdaderos bombazos de ventas como Naruto o Esther. Pero si miramos más allá la cosa es grave: cierto es que las editoriales minúsculas pueden adaptarse mejor a esta crisis. Son estructuras unipersonales que, en muchos casos, tienen en la edición una actividad secundaria. ¿Pero qué pasa con las grandes editoriales? Sobre todo aquellas que se han abocado a una peligrosa dinámica de dependencia de un gran número de novedades para poder sobrevivir…
Por desgracia, en tiempos de crisis, los tiburones suelen campar a sus anchas y nos encontramos ante una situación que puede ser muy preocupante: en un escenario de editoriales ahogadas por las pérdidas, los grandes grupos pueden dedicarse a comprar empresas como quien se pasea por una sección de saldos, generando una peligrosísima concentración monopolística. Esos grandes grupos (Planeta, Panini, Random House, RBA…) pueden aguantar el impacto de largas crisis, de varios años de duración, pero el resto de editoriales, simplemente, no.
Navarro da en el clavo: ¿qué pasará a partir de Junio? El Salón y el día del libro insuflarán oxígeno a las editoriales, pero… ¿y después? No olvidemos que el eslabón más débil de la cadena, las librerías, han entrado en una situación crítica. Muchas de ellas dependían para sus ganancias de unas ventas de merchandising que, directamente, se han esfumado, generando una perspectiva que sólo contempla el cierre a corto plazo del negocio. Si las librerías siguen cerrando al ritmo actual (de nuevo, con el peligro del monopolio, aunque en mucho menor medida), el circuito de distribución puede quedar peligrosamente tocado. Cierto es que las grandes cadenas como FNAC o Casa del libro acumulan ya un porcentaje espectacular de las ventas, pero las librerías especializadas son el pulmón del sector, el principal punto de distribución. Si comienzan a cerrar, se verán todos afectados: las distribuidoras, las editoriales grandes y pequeñas.
¿Soluciones? Por desgracia, los EREs y demás están a la vuelta de la esquina. La imaginación empresarial es limitadísima y no aplica jamás la fábula de la cigarra y la hormiga, pero puede ser el momento para ensayar nuevas vías de distribución y de edición, desde la apertura de nuevos espacios a la búsqueda de formatos más baratos. Quizás es el momento de probar con “ediciones de bolsillo” económicas que favorezcan que los lectores puedan acceder a entretenimiento barato. No en vano se dice que en tiempos de crisis, las editoriales de libro de bolsillo sobreviven mucho mejor. Ya llegará el momento de recuperar esas ediciones de calidad que tanto nos gustan a los coleccionistas.
Ahora hay que sobrevivir. Sería patético haber llegado donde hemos llegado, a que el tebeo se abra a un mercado que nunca antes tuvo, para morir antes de llegar. Sería un Ícaro que llegó a ver el sol y cayó achicharrado antes siquiera de poder disfrutar de su visión.

Scott McCloud en el 27 Saló del Còmic de Barcelona

[Nota de prensa]
El 27º SALÓN DEL CÓMIC contará con la participación de un autor y teórico
del cómic de renombre internacional como es Scott McCloud. Este dibujante y
teórico norteamericano (Massachussets, 1960) se inició en el mundo del cómic
en 1984 creando la serie de culto Zot!, publicada por Eclipse Comics hasta
1990 y que editará en España Astiberri coincidiendo con el Salón del Cómic.
Su labor como teórico del cómic le ha valido el reconocimiento tanto de los
lectores como de los propios profesionales del medio. Continue Reading →

Bases del II Premio Internacional de Cómic PlanetaDeAgostini

Desde Planeta me envían las bases de la segunda convocatoria del Premio Internacional de Cómic instaurado por esta editorial:
Editorial Planeta DeAgostini, S.A., con el fin de seguir promoviendo la internacionalización de proyectos de historieta de alto nivel gráfico y narrativo, convoca su Segundo Premio Internacional de Cómic Planeta DeAgostini, cuya convocatoria se regirá de acuerdo a las siguientes bases:
Continue Reading →