Clásicos del humor: Mortadelo y Filemón III

mortadeloSabía que era casi imposible, pero seguía manteniendo la esperanza de ver en la última recopilación de Mortadelo y Filemón que publica el coleccionable Clásicos del Humor de RBA una selección de las mejores historietas de los personajes de los años 60. Pero al final la realidad fue más fuerte que la ilusión y nada más abrir las páginas de este tomo, la decepción ha sido de lo más profundo. Tras disfrutar como un enano con los tomos de La Familia Cebolleta o Las Hermanas Gilda, pensaba que sería posible, pero es evidente que la editorial no ha querido poner en peligro la comercialidad de la serie. Las ventas de Mortadelo está aseguradas, pero un volumen con dibujos “antiguos” podía repeler a los muchos fans de la serie, así que nada mejor que reunir cuatro historias largas clásicas: Los inventos del profesor Bacterio, En la Olimpiada, Mundial 78 y La estatua de la libertad. Que no se me enfaden los Ibáñez-adictos: son álbumes muy divertidos y la lectura del tomo asegura un buen rato de risas… pero son álbumes fáciles de conseguir, que no aportan nada nuevo al conocimiento de un autor y una serie que son, sin dudas, las más conocidas y populares de España. Sin embargo, seguiremos sin saber casi nada de la evolución de los personajes, de sus cambios, de cómo se convirtieron en lo que son. Y servidor, como supuesto “coleccionista” al que va dirigido este tomo, babearía por un tomo que recopilara historias de Mortadelo de 1958 a 1970.
Me temo, por desgracia, que en estos volúmenes han pesado más las decisiones empresariales que la labor de Guiral: basta comparar la excelente labor de selección que hemos visto en los volúmenes de personajes “poco importantes” con la que encontramos en los de Ibáñez o Escobar, mucho más “comerciales”. Lo que no deja de ser una injusticia para dos de los autores más importantes de la historia del tebeo español.
Pero no pudo ser, ¡qué le vamos a hacer!. El problema es que este volumen impide albergar muchas esperanzas para las siguientes entregas de Zipi y Zape o Carpanta. Snif.
Eso sí, al menos la calidad de reproducción ha mejorado espectacularmente y salvo algunas páginas desenfocadas del primer álbum, en general es bastante buena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation