Lindos gatitos

chiportadaLo sé, lo sé, me dejo llevar por sentimientos de lo más cursi, pero todos aquellos que vivimos con gatos no podremos evitarlo: cada página que pasemos de El dulce hogar de Chi, de Konami Kanata irá acompañada indefectiblemente de una cadena de “oooooooooh” ante las monerías del lindo gatito, así como de cantidades ingentes y compulsivas de babas mirando a nuestras bestias pardas y diciendo “mira, mira, como el nuestro”. Y es que lo de Kanata es canallesco cuanto menos. Sabedor de que los amantes de lo felino nos quedamos desarmados ante la primera carantoña que nos hacen estos peludos seres (la referencia a lo de los pelos es obligatoria en estos días, la entendéis ¿verdad?), este pérfido dibujante va y recopila en un librito (¡levantad todas vuestras defensas! ¡¡¡¡Vienen más detrás!!!) todas las gracias y comportamientos que encandilan. Es más, en una acción que creo debe calificarse de atentado a la dignidad del gatófilo, va y dota de don de la palabra al minino, que en lugar de peroratas filosóficas judaicas, nos lanza mensajitos a los amos sobre lo mal que lo pasa en sus primeras días alejado de su madre. Demoledor y destructivo, porque todos nuestros instintos maternogatunos se disparan y poco más o menos que nos dan ganas de adoptarlo inmediatamente.
Yo aviso: si tienes gatos…. ¡ni se te ocurra acercarte a este tebeo! ¡Te engancharás sin remedio!¡Si hasta me tuve que comprar unas figuritas de Chi (¡ay! ¡Rascándose la oreja, qué mono….! ¡Se parece a mi Peque [babas][babas]…¡)
Esto no se hace señores de Glénat, no se hace…
¿Puntuación? ¿Qué coño puntuación? ¿Me lo he leído diez veces en tres días y me pedís puntuación?… ¡anda ya! ¿Alguien conoce una clínica de desintoxicación gatuna baratita?

chi