Recomendaciones de Salón

Para el que no se haya enterado: la crisis ha llegado a los tebeos. La reducción de novedades es palpable y la llegada del Salón del Manga ha supuesto una apuesta mayor por parte de las editoriales, pero dentro de unos márgenes impensables hace apenas un año. Pero ya sea por la citada crisis o porque las editoriales están pasando reestructuraciones internas, lo cierto es que la disminución de novedades supone un alivio importante para el bolsillo de un tradicionalmente maltratado aficionado y una racionalización que se venía reclamando desde hace tiempo. Aunque también, todo sea dicho, hay que reconocer que esa reducción de novedades no se ha traducido en un aumento del porcentaje relativo de publicaciones de calidad. Eso sí, pocas, pero qué novedades se han juntado en la librería especializada esta semana. Norma se descuelga con dos indispensables: el tercer volumen de Gus, que certifica que Blain es uno de los mejores autores –posiblemente el mejor- de la última generación francesa (y contagiado, por desgracia, tanto de la capacidad creadora sfariana como de su informalidad a la hora de acabar series) y el primero de Inside Moebius, la particularísima concepción de una autobiografía de la otra cara de Jean Giraud. Con una capacidad insultante para el dibujo, Moebius se enfrenta a sus creaciones y los paradigmas de la creación y, por ende, a su vida, en una extraña mezcla de reflexión lúcida y alucinación lisérgica. La Cúpula no se queda atrás y ataca con la soberbia adaptación que Robert Crumb ha hecho del libro del Génesis. Una obra tan sorprendente y paradójica en su concepción como hipnótica en su resolución, con una labor gráfica de indescriptible calidad para llevar al lector una historia casi desconocida, acostumbrados a las edulcoradas versiones catequistas. La literalidad de la adaptación se convierte, paradójicamente, en una provocación demoledora. Y ojito, que la bíblica genialidad de Crumb puede ensombrecer otra obra de necesario cumplimiento: Hablando del diablo, confirmación del estado de gracia en el que se encuentra Beto Hernández.

manga01

Planeta DeAgostini, por su parte, no se queda atrás y desembarca con una de las obras que más esperaba de este Salón: la versión de lujo de Dr. Slump, la obra maestra de Akira Toriyama. Una mezcla surrealista de provocación, ingenuidad, inteligencia, homenajes y locura tan delirante como adictiva. A la lista de esta editorial hay que añadir las nuevas entregas de la contundente Scalped, una de las mejores series de género que se están editando; Pluto, con un Urasawa que vuelve a enganchar pese a las prevenciones que uno tenía tras el fiasco de 20th Century Boys y la nueva edición de Los invisibles, en una edición bastante pésima, pero que no puede menguar los aciertos de Morrison.Y, por supuesto, un tebeo que tengo muchas ganas de leer: Planeta Extra el álbum ganador del Premio Planeta, con el siempre interesante Diego Agrimbau a los guiones y el gran Grabiel Ippólitti a los lápices. Glénat es como siempre la gran protagonista de este salón y se descuelga con un importante número de novedades de manga, pero servidor se fija sólo en dos: Hitler, estreno en nuestro país del maestro Shigeru Mizuki, una autor fundamental que por estos lares ha sido ignorado (¡atención! ¡Astiberri anuncia la superlativa NonNonBâ!); y Takemitsu Zamurái, del inclasificable Taiyou Matsumoto, un autor que me dejó perplejo con la interesantísima Tekkon Kinkreet. Aunque no todo es manga: no hay que dejar de lado Laika, la excelente obra de Nick Abadzis que pese a tener como objetivo al público juvenil, encantará a cualquier lector.
Aunque si de manga hablamos, la obra más importante de autor japonés que se publica en este salón es, sin duda, el primer volumen de Una vida errante, la biografía de Yoshihiro Tatsumi. Apasionante, aviso.
Buena cosecha, sí señor.

manga02