La vuelta de Bourgeon (o de decisiones editoriales absurdas)

Que las decisiones editoriales condicionan completamente el éxito de una obra no debería necesitar demostración, pero el mercado español está dispuesto a darnos ejemplos de forma reiterada y cabezona. Aunque, en su defensa, por si sirve lo del “mal de muchos”, hay que decir que los errores editoriales son contagiosos y adquieren características de pandemia europea. El más próximo la absurda y contraproducente elección de publicar La niña de Bois Caiman, la nueva entrega de Los pasajeros del viento, de Bourgeon en dos álbumes. Se podría pensar que, habida cuenta de las anteriores entregas, era lógico que la continuación tuviese las mismas especificaciones que la primera saga: álbumes únicos con coherencia individual pero que cuentan una larga historia. Una suposición lógica que condicionaba completamente la lectura, dando lugar a una profunda decepción: la historia no tenía ni pies ni cabeza y las elecciones narrativas parecían completamente ilógicas. Sin embargo, al leer la segunda parte, sorprende ver que la historia sigue sin solución de continuidad, incluso manteniendo la numeración de página que había dejado el anterior volumen. Una sorpresa que, al leer la obra, se va transformando en dos sentimientos: el primero, de alivio. Lo que era una historia que no se entendía, ahora, en una historia de casi 150 páginas adquiere coherencia y sentido: Bourgeon quiere seguir con la saga de los Pasajeros del Viento pero, para dar el testigo a Zabo, la nueva protagonista, debe retomar y cerrar la historia de Isa. Lo que parecían dos historias encajadas con calzador, ahora se revelan como un prólogo y una larga historia, contados además desde un inteligente enfrentamiento paradójico entre la libertad de Isa y la deriva de una sociedad donde las ideas contra las que se enfrentaba han triunfado. La oposición de la normalidad y aceptación de la esclavitud en la sociedad sureña americana con una Isa ya envejecida que sigue fiel a sus principios es un perfecto detonante de la transición ideológica de la serie. Zabo es hija de su tiempo y sus ansias de libertad son ahora otras, curiosamente paralelas y contrarias a las que acepta con naturalidad su entorno.
Leída en su totalidad, la obra de Bourgeon adquiere todo su potencial y valor, con un discurso inteligente y muy interesante en el quedan como peros los mismos que indiqué en la incompleta lectura del primer volumen: un exceso de didactismo en muchos episodios y un virtuosismo gráfico indudable, pero con una excesiva derivación hacia lo fotográfico que hace perder por momentos ese particularísimo e inconfundible estilo de dibujo del autor. Defectos que no empañan el disfrute de la lectura de La niña de Bois-Caiman.
Pero hay otro sentimiento que crece a medida que leemos la obra: el de profundo cabreo. ¿Qué sentido tiene publicar esta obra en dos volúmenes? No es un Libro 1 y Libro 2 como marca el título. Es el mismo. Además, apenas hay separación en el tiempo y la editorial acaba de editar gruesos integrales de las otras obras del autor. ¿Por qué separar en dos algo que, obviamente, se debe leer de forma unitaria? Es absurdo y contraproducente: más de un lector evitaría comprar el segundo volumen, y con razón, tras la lectura del primero. No se ha preparado como una presentación que deja interesado al lector para avanzar a la segunda, sino como simplemente un corte por la mitad, en el momento menos climático, que deja la historia sin sentido.
Una decisión muy poco inteligente, desde luego. En cualquier caso, y considerándola siempre como una obra unitaria, un tebeo que recupera en cierta medida –por lo menos en lo argumental- al Bourgeon perdido por los mundos de Cyann, interesante y de lectura muy recomendable, aunque se quede un par de peldaños por debajo de la magistralidad de la saga original. (3)

Presentación de 11-M en Madrid

El jueves 28 de enero de 2010, a las 19,30 horas, se presentará en la Fundación Ateneo Cultural 1º de Mayo de Madrid (C/ Lope de Vega nº 38, 2ª planta, sala 2.1. ) el libro “11-M, La Novela Gráfica”, de Pepe Gálvez, Antoni Guiral (guionistas) y Joan Mundet (dibujante). Intervendrán los autores y Pilar Manjón, Presidenta de la Asociación 11M Afectados del Terrorismo y autora del prólogo.