CHT

No puedo más que recomendar y requeterecomendar el primer número de la revista CHT y el especial dedicado a Príncipe Valiente que acaban de aparecer. Más allá de la evidente calidad de la presencia visual (posiblemente, una de las revistas de maqueta más elegante que he visto en tiempo), la propuesta de CHT es tan necesaria como de obligado cumplimiento: recuperar y reivindicar los grandes clásicos de la historieta. Y lo hace por la puerta grande, con un especial dedicado a la gran creación de Foster impagable. Un despliegue gráfico de calidad extraordinaria, con gran cantidad de escaneados de originales, que se acompaña de textos que hacen gala de una excelente capacidad de síntesis que hace evita el enciclopedismo innecesario. Aunque a primera vista se pueda pensar que hay un cierto desequilibrio entre el espacio dedicado a lo gráfico y los textos, basta leer uno para comprender que los autores han optado por ir al grano y desprenderse de la paja, diciendo todo lo que hay que decir con el número justo de palabras y ahorrando espacio para ejemplificar aquello de lo que hablan. Especialmente destacable el extenso análisis que se hace sobre las dificultades de restauración y recuperación de la obra de Foster, con multitud de ejemplos y pruebas (me sigue pareciendo increíble que no se haya trabajado todavía en técnicas de restauración de publicaciones impresas y originales de cómic. La bibliografía científica al respecto de metodologías digitales para la restauración digital de manuscritos, obras de arte, legajos, fotografías, etc, es extensísima, con una algorítmica ya establecida que se podría aplicar con relativa sencillez al mundo del tebeo sin necesidad de usar programas excelentes desde el punto de vista profesional o artístico, pero muy limitados en otras posibilidades de tratamiento).
Por su parte, el primer número de la revista “regular” abre con un extenso estudio sobre la magistral Mort Cinder, y artículos sobre Gianni de Luca (curioso, una de mis primeras constribuciones a EMM fue un artículo sobre este grandísimo autor, muy desconocido en nuestro país pese a que sus grandes creaciones “teatrales” han sido editadas en castellano por Ediciones Paulinas), Chaland, etc.
Dos grandísimas revistas que, de momento, sólo pueden ser obtenidas por suscripción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation