Quid pro quo

Curiosa la filosofía que permite reírse del mal ajeno pero no del propio. Digo yo que si unos pueden, los otros deberían también poder
Servidor, que para esto es muy ingenuo, siempre piensa que lo primero es el respeto, que nunca está de más no reírse del prójimo a mala hostia (incluyendo, por supuesto, cuando lo que hay es regodeo en la provocación). Pero también soy de los que piensan que no hay nada sagrado y que, al final, reírse de todo -y de uno mismo, sus creencias e ideologías-, es lo más sano que hay en el mundo. Y que prohibir el humor es la expresión más terrible de una dictadura.
Quid pro quo, que decían…

Novedad de Ariadna Editorial

(**)- Dos Veces Breve nº 22 especial Andaluces y Universales. 52 páginas color y BN. 30 x 21,5 cm rústica con encuadernación cosida. PVP: 5,95 €
Colaboraciones de Fidel Martínez y Jorge García, Sonia Espada, Álex Romero y Chema García, José Pablo, Pedro Rodríguez, Lorenzo Gómez, Cristina Martos, Olga Carmona, Fritz, Andrés Soria, Antonio de Egipto y Andrés G. Leiva, Rafa Infantes, El Bute y Javier Monsalvett.
Continue Reading →

Restauración

Nada más abrir el espectacular volumen dedicado a Krazy Kat editado por Peter Maresca, una de las cosas que choca es que la calidad de reproducción parece “mala”. Las masas de negro no son uniformes, quedan incluso grisáceas, hay algunos aparentes defectos de registro… Sin embargo, analizando un poco más detenidamente esos fallos, contrasta la evidencia de una cuidadísima restauración de las planchas: no hay motas, ni suciedades o defectos tan comunes a otras ediciones. ¿Errores de edición?
No, la solución es mucho más sencilla: es una de las muchas opciones posibles de recuperación de clásicos. Frente a aquellos que defienden que se debe optar por una restauración y mejora de la obra que proporcione al lector de hoy una reproducción de una calidad impensable en su día, consiguiendo la calidad perfecta de la obra que el autor imaginó, Maresca opta por restituir al lector de hoy la experiencia de lectura que tuvo el lector de los años 20 y 30: no sólo el tamaño de reproducción es el original, sino que además se usa un tipo de papel de textura y color similar al de la prensa de esos años y una reproducción que asemeja lal de la impresión original, con las mismas aguas e irregularidades en la distribución de las tintas. El resultado final puede ser sorprendente, por inhabitual, pero tiene una calidez y sensibilidad especial. A medida que pasamos las páginas, nos sumergimos en la sensación que tuvieron que tener aquellos primeros lectores de la obra de Herriman, el impacto real que tuvieron y lo que pudo significar. Es verdad que es imposible ponerse en la piel de aquellos lectores; hoy sabemos que Krazy Kat es un clásico ineludible, una obra de una importancia capital. Sabemos de su influencia y de sus referentes, de su posición en la historia del medio. Y carecemos, lógicamente, del momento histórico en el que apareció, de su contexto sociocultura. Pero, pese a todo, es lo más próximo que vamos a estar a un domingo de 1930, cuando el comprador del diario pasaba las inmensas páginas y llegaba a Coconino County.
Es difícil decidir qué es más interesante: si una restauración completa que intente conseguir con la técnica de hoy lo que en su día era imposible (como, por ejemplo, lo que consiguió Manuel Caldas con su reciente edición de Krazy Kat) o esta segunda opción de “restauración de sensaciones”. Ambas opciones son muy interesantes aunque, por desgracia, excluyentes.
Afortunadamente, el lector de hoy tiene las dos opciones. A lo que hay que añadir la opción de una edición cronológica (la de Maresca no lo es) como la de Fantagraphics, aunque no tenga esa calidad de reproducción. Por desgracia, al lector español se le ha negado la posibilidad de disfrutar de la obra de Herriman con una rotulación nefasta y dejando la obra colgada a un volumen de su finalización.
ACTUALIZACIÓN:
Dos ejemplos de lo comentado: una plancha restaurada por Manuel Caldas y otra por Peter Maresca, donde se pueden ver claramente las diferencias en las opciones de restauración.