El primer cómic de zombis de la historia

El Salón del Cómic de Cangas acoge una interesante exposición sobre Las Cantigas de Santa María, uno de esos perfectos ejemplos de protohistorieta que alguna vez he hablado por aquí y que Breixo Harguindey se encarga de explorar con acierto. Tanto, que de hecho, ¡ha encontrado el primer cómic de zombis de la historia!
Os paso las imágenes y el texto que el propio Breixo ha preparado.

Cantigas de Santa María/LXVII (67)
Como Santa Maria fez connoçer ao ome bõo que tragia o demo consigo por servente; e quisera-o matar, senon pola oraçon que dizia.
Además de diferentes recursos de la narración en Historieta, las Cantigas presentan situaciones y personajes de fantasía próximos a su imaginario. En el caso de esta cantiga nos encontramos ante lo que puede ser considerado el primer cómic de zombies de la Historia, protagonizado por un muerto viviente cuyo cadáver fue poseído por el diablo. El protagonista se ofrece como sirviente y escudero de un hombre caritativo hasta que aparece un obispo lo descubre y exorciza. La posesión diabólica del cadáver se representa figurando el rostro del maligno en la parte posterior de la cabeza de su víctima, al modo del doble cara del dios Jano en la mitología romana. En la última viñeta de la historieta puede apreciarse como el demonio sale del cuerpo del hombre muerto por su boca.
Gracias al artículo de John E. Keller El cadáver viviente: Milagro 67 de la “Cantigas de Santa María” de Alfonso el sabio podemos descifrar y traducir el texto que acompaña a las imágenes:
– Como un hombre bueno hizo un hospital y servía siempre, él y sus hombres, a los pobres.
– Como el hombre bueno cogía hombres a sueldo para servir a los pobres.
– Como el demonio se metió en un cuerpo de hombre muerto y entró a sueldo del hombre bueno.
– Como el demonio hacía a su amo ir al monte y pescar por hacerlo morir
– Como un obispo que era huésped del hombre bueno conoció a aquel sirviente.
– Como el obispo hizo huir al demonio y el cuerpo en que andaba cayó ante ellos.
La experiencia se completa con la versión en poesía y musical de esta cantiga

¡Gracias Breixo!