Repaso al 2010 (I): Lo mejor

¡Quién diría que estamos en lo más profundo de la madre de todas las crisis! O por lo menos, en lo que ha calidad de los tebeos publicados durante este año: si el 2009 sudé tinta (bueno, no, bytes si acaso) para hacer la selección anual, el pasado 2010 ha resultado casi peor. Eso sí,me resulta mucho más sencillo resumir este 2010 con una sola palabra: Mizuki. Sin duda alguna, lo mejor del año, todo un descubrimiento que promete muchas lecturas maravillosas. Un año suculento del que destaco 20 tebeos como ya es costumbre. Y, como ya es costumbre también, el aviso de rigor: ésta es una lista personal, simple expresión de mis gustos y criterio. Que si gusta bien y si no, pues que se olviden de ella, que seguro que hay por ahí gente con mucho mejor gusto y criterio que servidor (y ojo, que este año ha sido de muy pocas lecturas, así hay que cogerla con más pinzas que nunca).


1. Operación Muerte, de Shigeru Mizuki (Astiberri)
2. Cerebus: Alta Sociedad, de Dave Sim (Ponent Mon)
3. Asterios Polyp, de David Mazzucchelli (Sins Entido)
4. Notas al pie de Gaza, de Joe Sacco (Random House Mondadori)
5. Dios en persona, de Marc Antoine Mathieu (Sins Entido)
6. NonNonBa,de Shigeru Mizuki (Astiberri)
7. El destino del artista, de Eddie Campbell (Astiberri)
8. Wilson, de Daniel Clowes (Random House Mondadori
9. Rébétiko, de David Prudhomme (Sins Entido)
10. Los Muertos Vivientes, de Robert Kirkman y Charlie Adlard (Planeta DeAgotini)
11. Parecer es mentir, de Domenique Goblet (Norma)
12. Planetary, de Warren Ellis y John Cassaday (Norma)
13. Aula a la deriva, de Kazuo Umezz (Ponent Mon)
14. Duelo de caracoles, de Sonia Pulido y Pere Joan (Sins Entido)
15. El invierno del dibujante, de Paco Roca (Astiberri)
16. Lulú, mujer desnuda, de Etienne Davodeau (La Cúpula)
17. En mis ojos, de Bastien Vivés (Diábolo)
18. Los practicantes del espanto, de Pierre Lapolice (Andoliado)
19. Viaje, de Yuichi Yokoyama (Apa Apa Cómics)
20. Los viejos tiempos, de Sfar (Ponent Mon)

A primera vista, es evidente la espectacular reducción de obra de autores nacionales. El silencioso cierre de las colecciones de autores españoles de Planeta y la paralización de la producción propia en otras editoriales ha pinchado el sueño que se vivió el año pasado. Aún así, hay que destacar obras tan interesantes como Autobiografía no autorizada, de Nacho Casanova, Plaza Elíptica, de Santiago Valenzuela, Sarà Servito, de Laura y Felipe Hernández Cava, ¡Pintor!, de Esteban Hernández, Sexo, amor y pistachos, de Ramón Boldú, Medusas y ballenas, de Cristina Vela, Abulio, de Joan Cornellá, Barcelona Low Cost, de Aníbal Mendoza y Martín Tognola, ¿Quién ama las fresas?, de Clara Tanit-Arqué, La canción de los gusanos, de Ález Romero y López Rubiño o Tú me has matado, de David Sánchez.
Respecto al manga, además del ciclón Mizuki, del que hay que reseñar además la edición de Kitaro, hay que celebrar que autores como Hideshi Hino o Taniguchi hayan seguido con su presencia continua en las librerías. El primero con sus excelentes historias de terror y el segundo con dos pequeñas joyas como El gourmet solitario o Un zoo en invierno. Hay que añadir a la lista la sobria Pluto, de Naoki Urasawa.
Del resto de Europa, Bastien Vivés demuestra que se vale en el género igual de bien que en los temas intimistas con Por el imperio, junto a Morwan, mientras que Bourgeon vuelve a Los pasajeros del viento con algunas sombras y bastantes luces. Destacan también Ensalada de Niza, de Baudoin, ¡Puta Guerra!, de Tardi, Rosalie Blum, de Camille Jourdy, Derecho de Suelo, de Charles Masson y el delirio personal de Inside Moebius. Y suponiendo que la Gran Bretaña sea Europa, no está de más incluir ese experimento tan interesante como inclasificable que es Alice in Sunderland, de Bryan Talbot. Y por simple comodidad, dada la adopción sueca, incluiremos aquí al mozmbiqueño Rui Tenreiro y su sugerente La celebración.
Del tebeo estadounidense, Scalped, de Jason Aaron y R. M. Guera, confirma que existen esperanzas de encontrar obras de calidad en un mainstream que no llega a creerse los buenos resultados de experimentos como Strange Tales. A éstas obras hay que unir la habitual cosecha llegada del cómic independiente, con títulos como Alec, de Eddie Campbell, Templanza, de Cathy Malkasian, Los cuentos de Pete el leñador, de Lilli Carré o las Nuevas historias del viejo Palomar de Beto (a la espera de que se publiquen en España dos obras fundamentales que han aparecido en EEUU este año: las nuevas entregas de Locas de Jaime Hernández y ACME Novelty Library de Ware, magistrales).
A destacar también este año dos obras argentinas: La herencia del coronel, de Lucas Varela y Carlos Trillo y Carlos Gardel, con un Muñoz pletórico, incomensurable, ilustrando el guión de Sampayo.
Como ya viene siendo costumbre, las reediciones se alzan con un protagonismo que, me atrevería a decir, supera ampliamente al de las novedades en algunos momentos, casi convirtiéndose en política editorial preferente. Destaca especialmente la labor de Manuel Caldas, orfebre de la edición cuidada que nos ha regalado este año nada más y nada menos que con Los niños Kinder, de Lyonel Feininger y Dot & Dash, de Cliff Sterret. Un monumento le tendrían que poner a este hombre. Los clásicos americanos han tenido también presencia importante con Julieta Jones, el preciosista trabajo de Stan Drake y Elliot Caplin, y el volumen Strange Suspense, de Steve Ditko o no tan clásicos pero casi como Los nuevos mutantes de Claremont y Sienkiewickz o el Sandman de Neil Gaiman. Muy acertada también la recuperación de clásicos europeos como Gil Pupila, de Tilleux, Theodore Poussin, de Frank LeGall, RanXerox, de Liberatore y Tamburini, Los ojos del gato, de Moebius y Jodorowsky o Adéle Blanc-Sec, de Tardi, al igual que la de clásicos japoneses como Adolf, de Tezuka o la deliciosa y desternillante Dr. Slump de Toriyama. Y ojito al apartado español, que viene fino: Onírica de Beroy, Cutlas de Calpurnio, Raspa Kids de Álex Fito, Frank Cappa, de Manfred Sommer, Gustavo de Max, Fuga en la modelo de Gallardo y Mediavilla, Lo peor de Vázquez, de Manuel Vázquez o Los doce trabajos de Hércules, de Miguel Calatayud. Mención también al magistral Sargento Kirk de Oesterheld y Pratt y a ese atracón nostálgico que ha supuesto la recuperación de clásicos de la Fletway/IPC como Zarpa de Acero y Kelly Ojo Mágico.
El mundo fanzinero sigue activo y potente, dando agradables sorpresas como Colibrí o las publicaciones casi profesionales de Ultrarradio: Transdimensional Express y Mortland. Y aunque no sea fanzine, su espíritu está en cada una de las páginas del excelente Usted está aquí de Berrio y Ágreda.
Y para acabar, excelente año también para la teoría de la historieta: la consolidada enciclopedia de los cómics dirigida por Guiral ha llegado a su séptimo volumen mientras aparecen libros que serán referencia obligada en el futuro como Tragados por el abismo, de Pedro Porcel. Además, los importantes trabajos de Santiago García en La novela gráfica y de Vicent Sanchis en Franco contra Flash Gordon y Tebeos Mutilados. Sin olvidar las biografías de Vázquez firmada por Guiral y de Steranko por Ángel de la Calle. También buena noticia ha sido la aparición de la excelente y cuidada revista CHT, así como de la publicación digital Laraña. Mención de honor, por supuesto, a la labor de Tebeosfera, que este año ha publicado un número especial dedicado al género de terror que pasará a la historia.

La noticia del año

Que esto puede pasar desapercibido, pero es una de las noticias del año. O de la década. Que la colección de Luis Gasca esté accesible a investigadores (y parte de ella, después, al público en exposiciones) puede no decir nada, pero hay que recordar que Gasca ha formado parte de la historia del tebeo, como elemento activísimo: que estuvo en aquél comité fundacional de la mítica Giff-Wiff, que fue uno de los fundadores de la famosa reunión de Bordighera junto a Alain Resnais, Umberto Eco, Romano Calisi o Francis Lacassin y que es, sin duda, uno de los primeros investigadores de la historieta en España. Casi nada.

Se inaugura la colección Luis Gasca en San Sebastián

[Nota de prensa]
La ‘Colección Gasca Bilduma’, con miles de cómics, se pone a disposición de investigadores y estudiosos
La ‘Colección Gasca Bilduma’, fondo compuesto por decenas de miles de documentos, en su mayoría cómics, se pone a partir de ahora a disposición de investigadores y estudiosos en San Sebastián, gracias al trabajo realizado durante años por el estudioso guipuzcoano Luis Gasca. En una rueda de prensa celebrada en la capital guipuzcoana, en la sede que alberga este fondo en la calle Reyes Católicos, la diputada foral de Cultura y Euskera de Gipuzkoa, Maria Jesus Aranburu, acompañada del creador de esta recopilación de documentos, Luis Gasca, y de los escritores Roman Gubern y Antonio Altarriba, ha destacado que según los expertos “esta colección es una de las mejores y más grandes de Europa”. Continue Reading →

Autobiografías y arquitecturas

Hablemos un poco de cosas de aquí, aunque sea en breve y rápido, que uno todavía está completando la montaña de obras de 2010 antes de poder hacer juicio a lo leído.
Lo primero, lo más triste: tercer volumen de Autobiografía no autorizada y, snif, final de trayecto. Se sentirá, porque el bueno de Nacho Casanova (que lo es, hagánme caso, que lo de este hombre es bondad a un nivel de concentración que riánse del Fairy) nos había encadilado ya con esa capacidad suya para fijarse en las pequeñas cosas que hacen que la vida sea precisamente eso, una vida. Ni más ni menos, ahí es nada. Y ojo que termina con un episodio de esos que emocionan y obligan a la consabida excusa de “vaya se me debe haber metido algo en el ojo”, porque Nacho cuenta la muerte de su padre con una sencillez y sensibilidad tan maravillosas, que es difícil no sentirse envuelto por ese aliento cálido de cariño y afecto que impregna cada una de las páginas. Se siente el final, pero los tres volúmenes de esta Autobiografía no autorizada quedan como lecturas recomendadas para alegrarse el día. Y como una obra a reivindicar como de lo mejorcito que se ha hecho en estos lares últimamente, que parece que la aparente levedad del tema contagia al juicio global de la obra para ponerle la fácil etiqueta de “superficial”. Mal, muy mal, señoras y señores. Que lo que hace Nacho es precisamente hacer fácil lo más difícil: que una vida pasada por el tamiz de un autor que la reescribe siga siendo real, orgánica y, valga la redundancia, vital. (3+)
El siguiente libro a comentar, la confirmación de Josep Busquet como guionista inteligente y dotado, merecedor de mucha y seguida atención. Si con La revolución de los pinceles sorprendía por su original descaro, en Arquitectura para principiantes lo hace por la facilidad con la que se echa en la espalda universos tan diferentes como los de Schuiten y Peeters, Cortázar, Borges o José Carlos Fernandes (o Antonio Segura, que algo hay de aquella Metropol aquí) para modelar un discurso propio que juega sin prejuicios a la realidad inventada, a esa falsedad que logra apariencia real pese a transitar por la fantasía más descarnada. Con ironía bien dosificada en cada una de las historias de este mundo de arquitecturas imposibles que transforma los principios de la construcción, de la dinámica y mecánica en ejercicio de ficción siguiendo el siempre buen ejemplo de Stanislaw Lem. Atrevimiento argumental que necesitaba de equivalente de nivel en lo gráfico, que consigue gracias al debutante Álex Xöul, ambicioso y con ganas de comerse el mundo jugando al cambio de registro con camaleónica facililidad, exigiendo a la página filigranas, retruécanos y piruetas que no llega a dominar muchas veces, pero de los que sale siempre indemne, que no es poco para quien todavía aprende. Quizás se le ven demasiado algunas hechuras, quizás suena a algo ya visto, pero la lectura es, indudablemente, entretenida y de las que dan ganas de repetir.(2)

Plaza Elíptica (¡vuelve El Capitán Torrezno)

Casi cuatro años ha durado la espera. Se sabía que la cosa iba a ser larga, que Valenzuela tenía que desintoxicarse de Torrezno para poder volver con bríos a la que es, sin duda, la mejor saga que el tebeo hispano ha dado en esta década. Pero fue mucho más larga. Pasaron los dos años avisado y Torrezno seguía sin dar señales de vida. Y un año más. Y claro, uno pensaba que el pobre, al final, estaría en ese ático al que están llamados los adoradores de José Hilario, cansado un poco de tanta batalla, que no es fácil combatir contra el imperio mientras se crea todo un universo con sus reglas y leyes fundamentales propias a la par que, de paso, uno se saca de la manga un nuevo género de fantasía azconiana o de costumbrismo tolkyeniano, que no sé yo si tanto monta o monta tanto, pero por ahí van las cosas.
Y llegó el cuarto año, ya decididos a la resignación del olvido cuando por fin llega Plaza elíptica, nueva entrega de las aventuras torreznianas que me leo de una sentada. Sentada larga, aviso, que el estilo de Valenzuela es de los que obliga a leer en cómodo sofá, con las pantuflas, bebida, algo de picar, mente despejada, tranquilidad y muchas horas por delante, que hay que desgranar esas viñetas sobrecargadas de texto y dibujo con precisión de orfebre para poder disfrutar cada página.
Varias horas después, reconozco cierta decepción al ver el libro ya acabado. Uno, que es adicto al torreznismo, esperaba entrar ya en materia y ver cómo seguía la historia de este mundo en miniatura desde la primera página, pero Valenzuela ha optado por algo bastante más lógico tras el largo parón: centrar la historia. Y lo hace para que los que ya la leyeron y los nuevos que vengan se encuentren en igualdad de condiciones, narrando en paralelo la historia del mundo real ®, del mundo de José Hilario y una conversación entre maestro y discípulo que explica la filosofía de este mundo torrezno. Si uno se olvida del impaciente espíritu fan, el ejercicio es apasionante: como siempre, Valenzuela escribe para ser leído con detenimiento, para obligar a una reflexión que puede ser tan profunda como queramos, desde el simple ejercicio del chiste referencial a una disertación filosófica de alto nivel, impregnado todo de esa ironía magistral que deja al lector siempre al borde del descoloque. Un prólogo que actúa de resumen perfecto de los seis volúmenes anteriores, que encauza todas las ideas que se fueron dejando aquí y acullá, rellena espacios de lo ocurrido en esos cuatro años y recarga las baterías de este universo para volver a surcarlo con fuerza.
Vamos, que la decepción es ridícula, merecida por friki, porque lo que hace Valenzuela es estupendo y la lectura de este volumen se disfruta como la que más. Afortunadamente, la siguiente entrega se anuncia para dentro de un par de meses. Así que servidor se va frotando las manos, que el torreznismo es vicio mal y requiere de dosis muy continuadas. Y no vean el peaso panorama espectacular de intrigas que deja Valenzuela en ese epílogo final a modo de avance de lo que nos viene… (3+)

Presentación de Chicas de Cómic

El viernes 14 de enero, a las 20h, se llevará a cabo en la librería Bertrand de Barcelona (Rambla Catalunya, 37) la presentación del libro Chicas de Cómic, del periodista y fotógrafo Guillem Medina. Presentará el acto Marika (María del Carmen Vila) y participarán Pura Campos, Carme Barbarà y Joan Navarro.

Presentación de la 29ª edición del Salón Internacional del Cómic de Barcelona

PRESENTACIÓN DEL 29 SALÓN INTERNACIONAL DEL CÓMIC DE BARCELONA
FICOMIC tiene el placer de invitarte a la rueda de prensa de presentación de la 29ª edición del Salón Internacional del Cómic de Barcelona, que tendrá lugar a las 12 del mediodía del martes 18 de enero en la sede del Col·legi de Periodistes. Contaremos con la presencia de Xavier Mallafré, nuevo presidente del Gremi d’Editors de Catalunya y de FICOMIC; Àngel Sala, director de Sitges Festival Internacional de Cine Fantástico de Catalunya; Rubén Pellejero, ganador del Gran Premio del Salón 2010 y autor del cartel de este año; y Carles Santamaría, director del Salón del Cómic de Barcelona. En el acto se presentará el cartel del Salón, así como la lista provisional de autores invitados y un avance del programa de actividades del certamen.
El 29 Salón Internacional del Cómic de Barcelona se celebrará del 14 al 17 de abril de 2011 en el palacio nº 8 de Fira de Barcelona en Montjuïc.
Continue Reading →

Sorteo de dos ejemplares de Frank

Aprovechando que mañana se distribuye ya en España Frank, la excepcional obra de Jim Woodring, la editorial Fulgencio Pimentel sortea dos ejemplares de este cómic entre los lectores de La Cárcel.

Para participar, sólo tenéis que enviar un mail con vuestros datos a premioslacarceldepapel@gmail.com. La fecha límite para enviar el correo es el martes 18 de enero.
¡A participar!

Mireia Pérez, ganadora del IV Premio de Novela Gráfica Fnac-Sins Entido

[nota de prensa]
‘La muchacha salvaje’ , de Mireia Pérez, ha resultado la obra ganadora de esta IV Edición
El jurado, compuesto por Guillermo Altares (Periodista), Carlos Portela (Guionista y Productor), el crítico Álvaro Pons, Jesús Moreno (Director de Sins Entido) y Víctor Moreno (Responsable de Acción Cultural de Fnac España), decidió otorgar por mayoría el galardón a esta obra por: “Ser un relato que juega a la renovación del género para tratar temas contemporáneos desde una perspectiva fresca y atractiva y que entronca con las corrientes más modernas del cómic europeo”.
Asimismo, el jurado quiere hacer una mención especial al proyecto ‘Perros y Clarinetes’ de Sebastián Cabot y Joan March por su gran calidad estética y argumental.
Continue Reading →

Tio Vivos

Atentos al espectacular trabajo de Paco Roca rehaciendo la portada de Tío Vivo para la revista Laraña. A lo “Alex Ross” rehaciendo momentos clásicos de nuestra historieta. (¡Hasta la firma, oigan!) :)
(Pinchen para ampliar, que vale la pena)

O lo que va de 1958 a 2011.

¿Un formato no tan libre?

Volvemos con la novela gráfica. Comentábamos Paco Roca (peaso portada se marca para Laraña) y yo el otro día sobre el tema y salió en la conversación una curiosa paradoja: la novela gráfica ha liberado a los autores de las restricciones del formato, dando libertad absoluta, por fin, sobre continente y contenido de las historietas que realiza. Sin embargo, paradójicamente, de un tiempo a esta parte algunas editoriales europeas están apostando por un formato definido de novela gráfica (un formato libro de 17×24) en el que no sólo reeditan obras que originalmente se hicieron en tomo, sino que a los autores de nuevas obras ya les “recomiendan” pensar en ese formato para sus novelas gráficas…
¿El mercado cortará las alas de la novela gráfica?¿Los mismos perros con distintos collares?
Por lo menos parece que la longitud de la obra la sigue marcando el autor…

Los mejores del 2010 según los lectores de La Cárcel

Pues contados los votos que se han hecho en comentarios, facebook, twitter y por mail (en total, 96), el tebeo que más ha gustado a los lectores de este blog ha sido:

Y lista de los 20 mejores según las votaciones:

24 votos
El invierno del dibujante, de Paco Roca
18 votos
Asterios Polyp, de Mazzucchelli
Wilson, de Daniel Clowes
10 votos
Los muertos vivientes, de Kirkman y Adlard
8 votos
Ken Games 3, de Robledo y Toledano
Notas al pie de Gaza, de Sacco
7 votos
Planetary, de Ellis y Cassaday
6 votos
Operación Muerte, de Muzuki
Scalped, de Guera y Aaron
5 votos
Cerebus Alta Sociedad, de Dave Sim
NonNonBa, de Mizuki
Rebetiko, de Prudhomme
4 votos
Amistad Estrecha, de Bastien Vives
Autobiografía no autorizada 3, de Nacho Casanova
Blacksad 4, de Guarnido y Canales
Crossed, de Garth Ennis y Jacen Burrows
Kick-Ass, de Millar y Romita
Pluto, de Urasawa
Por el Imperio, de Vivés y Merwan
Todo el polvo del camino, de Antunes y Martín
Un zoo en invierno, de Taniguchi

Lefranc

Llego tarde a esta noticia, pero me parece de lo más interesante: Netcom2, la editorial que está editando por fin el clásico Alix en castellano, recuperará en primavera otro clásico del cómic francobelga del mastro Jacques Martin: Lefranc.
Toda la información para reservarlo, aquí.

Se armó con Batman

Parece que lo de Thor no es nada comparado con la que se ha armado con Batman: reconozco que no sigo la serie desde hace tiempo pero, por lo visto, parece que la cosa está tan desmandada después de la “desaparición” de Batman que, en un arranque de originalidad sin igual, ahora hay un montón de hombres murciélago, incluyendo un chaval francés que, atención, ¡es musulmán!. Y parece que de bronceado natural, no de las playas de Malibú, lo que ha provocado las iras de los sectores más conservadores y adictos al té de los aficionados americanos
País.
Aquél.

Novedad de Parramón

Parramón sigue con su interesante colección de Novela Gráfica dedicada al terror, en la que ya publicó la excelente versión de Frankenstein de Meritxell Ribas y Sergio Díaz y que ahora dan el turno al siempre interesante Pedro Rodríguez.
(**)- Historias para no dormir, de Pedro Rodriguez. 17 x 24,5. BN. Rústica con solapas. 96 págs. PVP: 15€
Continue Reading →

Más Cuttlas

Más y más versiones de Cuttlas. Y atentos a la lista: Felipe Hernández Cava, Santiago Lorenzo, Dario Adanti, Tae Mori, Javier Vázquez, Mauro Entrialgo, Eduardo Bravo, David Aja, Toño Benavides, Máximo, Ramón Bilbao, Jose Luis Cabañas, Gallego, Juan Tena, Juan Ballesta, Fer,Bartolomé Seguí, Sequeiros, Frank Quitely, Raúl, Federico del Barrio, Emil Markov, Manolo, Jose Luis Forte, Antonio Altarriba, Jose María Sánchez, Pepe Robles, Miguel Angel Martín, Lluïsot, Juan Toribio, Fructu, Juan Giménez, Ariel Olivetti, Jose Luis Agreda, Max, Ulises y Kim.