Viernes.03.Enero
Final y principio
Dije, hace demasiado poco, que no iba a airear mis intimidades por aquí. La vida tiene la extraña costumbre de hacer que nos alimentemos de nuestras palabras muy a menudo. Tan a menudo que hoy mismo debo comérmelas por muchas razones.
La primera, ya la sabéis algunos, es que el año comenzó con un final. Mi padre murió el primer día del año. Es curioso cómo las cosas no dejan de tener extrañas coincidencias, crueles muchas veces, como este fin de vida e inicio de año. Supongo, que son manías nuestras, que buscamos desesperadamente esas coincidencias para vaya usted a saber qué.
No voy a hablar mucho de mi padre, no es mi objetivo en este diario hablar de mis cosas,lo dije, pero me gustaría decir que me enseñó a leer tebeos. Qué mis primeros tebeos fueron los suyos, esos "Flash Gordon" de Dolar, los DDT, el TBO, el Pulgarcito, los tebeos de Novaro... casi nada. Tuve la suerte que gracias a él pude leer algunos de los mejores tebeos de la historia y que crecí conociendo a muchos autores que muchos de vosotros soñaríais leer. Es una de las muchas cosas que se podrían decir, pero no tengo muchas ganas de escribir, me comprenderéis.
Y la segunda, que debo decir y reconocer, es que tengo más amigos de los que merezco. Y eso se agradece. No somos conscientes de lo mucho que nos aprecian nuestros amigos hasta estos momentos, y es un gran error. Yo he tenido la suerte de tener el apoyo de muchos de ellos casi inmediato: de Vicente, de Jesús, de Abraham, de Joan, de Valentín, de Toni, Christian, Luis... de muchísimos que seguro me dejo. Algunos, como el bueno de Valentín, han escrito palabras que conmueven y se recuerdan. Es un apoyo callado, pero que sientes con una fuerza tan poderosa como da la sinceridad. Es poco, pero por lo menos en este mar de palabras perdidas que es la red, hay unas de agradecimiento hacia ellos.

Gracias.

Pero el tiempo sigue su camino, y ya hoy mi padre pertenece al pasado. Los que seguimos en el camino nos alejamos cada vez más del pasado y supongo que eso es lo que llamamos "ley de vida", un eufemismo bonito para recordar la triste verdad del muerto y el hoyo. Dentro de unos días, cuando esté un poquito más lejos, seguiré con la web.

Un abrazo.
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Domingo.05.Enero
Dios, Moebius, Franquín, las putas y quién sabe qué más


Críptico título, lo reconozco, pero se ve que esto de estar en horas bajas de moral agudiza el ingenio hacia paridas de gran calibre. Se me pasará, ya lo veréis. Pero supongo, y creo que no es mucho suponer, que más de uno se preguntará a qué santo viene la perorata de título que he puesto. Pues tiene razón, la que da el haberse leído tres tebeitos que provienen del país de allende los pirineos y que, mire usted, me han hecho gracia.
El primero, Sky Doll de Barbucci y Capena, es una de esa lujosas ediciones de Norma que hacen que babeemos desordenadamente. Gran formato (grandísimo), calidad de impresión inmejorable (inmejorabilísima)...y precio acorde, del que muchos (muchísimos) se quejarán, pero que nos guste o no, es el que se desprende de la calidad de edición. Pero de eso de los precios ya hablaré otro día. La idea de partida del tebeo es sugerente: en un planeta donde la religión domina política, social y económicamente, con una implantación mediática omnipresente, la única forma de sexo consentida "moralmente" es en prostíbulos dominados por papisas y jerifaltes eclesiásticos, formadas por muñecas especialmente diseñadas para el sexo. Una de esas muñecas, toma consciencia de sí misma y huye de su jefe (Dios, para más señas), que es encontrado muerto en extrañas circunstancias. Como ocurre últimamente en el tebeo francés, apenas unos apuntes que presentan personajes y dan las pinceladas suficientes para comenzar el serie en el siguiente álbum (¡si Charlier levantara la cabeza!). Aún así, la historia tiene posibilidades y podría derivar en un curioso análisis de la influencia de las religiones, aunque mucho me temo que lo tópico del planteamiento inicial del guión (chico encuentra chica -muñeca-) hará que los derroteros sean mucho menos interesantes. Si a eso se le añade un eficaz dibujo a lo disney con influencias del anime (lo que desata pasiones en nuestros colegas galos, el álbum ha sido un bombazo en Francia y ya han hecho un "Making of"), pues se le puede dar una oportunidad a la segunda entrega, a ver que nos hacen esta parejita.

El segundo, Polstar, de los hermanos (¿?) Leturgie, es uno de esos bombazos franceses que nos llegan con retraso, unos seis añitos. La serie va ya por su cuarto álbum y es un ejemplo de cómo el estilo de Franquin, que empapa cada viñeta de esta historieta, puede ser usado también para contar historias adultas (aunque esto ya lo vienen haciendo desde hace mucho gente como Conrad y Yann con su genial Les innommables). Polstar nos sitúa en una ciudad tiranizada por Los tres sabios, en la que sólo un personaje llamado "El Mero" se opone con acciones terroristas a su dictadura. Polstar, un vulgar ciudadano bajito y con tendencias sexuales "curiosas", se ve inmerso en una lucha al ser elegido por un ordenador para oponerse a "El mero". Los Leturgie logran un álbum trepidante, con un humor socarrón de alto contenido en mala leche y con varias lecturas que se agradecen. De vez en cuando, vale la pena encontrar guionistas que saben ironizar y criticar la sociedad con mala leche, y que no caen en la provocación facilona de otros que se creen grandes "gennios".

Y el último a reseñar, la nueva entrega del maestro Moebius , SRA, esta vez correspondiente a la saga de Edena. Si Blueberry supone un reflejo fiel de su evolución artística, curiosamente es ésta la saga que mejor refleja sus vandazos ideológicos. La serie comenzó con "Sobre la estrella" como un encargo de la multinacional Citroen para hacer una suerte de publicidad en forma de historieta (¿pero que tendremos que hacer para que aprendan los de aquí?) y continuó con un par de álbumes en los que Moebius nos inundaba con su parafernalia místico-transcendental, atufando hasta a sus más acérrimos seguidores. Pero el tiempo y la edad lo curan todo y parece que, con los años, se aleja del misticismo y en una voltereta temporal, vuelve a sus tiempos de "El garaje hermético" con una entrega cripto-onírica. SRA se enmarca plenamente en esa corriente onirista tan del gusto del galo, en la que el guión es casi inexistente y se sustituye por una corriente de hechos que, a modo de sueño, sigue una lógica invertida, extraña, loca. Y es curiosamente en este tipo de historias donde surge uno de los Moebius más contundentes. Gráficamente, está en una situación que le convierte en un mito y sus dibujos alcanzan una perfección casi ofensiva. Pero gracias al planteamiento de la historia, Moebius se ve liberado de la necesidad de estar constreñido por los engranajes clásicos de la historieta para inventar mundos, universos palabras, objetos, en una riada visual imparable en la que se mezclan desde freud hasta Swift. Muchos, muchos me dirán que es una mierda, que no se entiende nada, pero a todos ellos les propongo que, cuando lo lean, piensen en sus sueños, en sus pesadillas. Verán como inmediatamente el lenguaje de SRA nos suena a conocido, a algo que en nuestros sueños ya hemos visto.
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Martes.07.Enero
LA FRANCE!!!!


Que la France es otro mundo es algo que todo aficionado al tebeo debería tener muy claro. No es sólo que nuestros amigos franceses compren muchos tebeos (que los compran), es que su consideración hacia la historieta es la misma que tiene hacia cualquier otra forma artística. El tebeo en Francia es realmente una forma de cultura al nivel del cine o la literatura. Eso, unido al chauvinismo propio del pueblo francés, ha propiciado una industria sanísima en la que coexisten los productos de corte industrial, enfocados al entretenimiento, de grandes tiradas y ventas, junto con los que reciben subvenciones por ser más atrevidos. Es conocido que el centro nacional del libro dispone de una serie de ayudas que van desde la financiación de las traducciones de obras extranjeras a la edición de nuevos autores (a partir de un canón que paga toda obra publicada). Casi como aquí.
Este entorno ideal permite que salgan a la luz obras como "Persépolis" de Marjane Satrapi (publicada aquí por Norma) o "Le Chat du Rabbin" de Sfar. Dos extraordinarias obras que rfelejan hasta qué punto el tebeo puede ser una forma de conocer otras culturas y de ir más allá del entretenimiento. Mientras que la obra de Satrapi es una valiente narración de la época de la revolución islámica que instauró el regimen integrista de los ayatollahs, la serie de Sfar es una brillante incursión en el críptico y cerrado mundo del judaísmo. Es curioso como en época de enfrentamiento bélico entre estos dos pueblos, el tebeo nos ayuda a conocer mejor los sentimientos de cada una de estas religiones.
Persépolis supone, a mi entender, un excelente reflejo de la ambigüedad con que la sociedad iraní se enfrentó a la revolución islámica. La elección de una niña como protagonista, que va madurando a golpe de guerra y opresión ante nuestros ojos, es sorprendentemente adecuada (debo reconocer mi alergía a los niños, a excepción, claro está, de Calvin y Nemo) y en ningún momento cae en la cursilería o el maniqueísmo. La sinceridad de Satrapi a la hora de contarnos sus sentimientos (antagónicos en muchas ocasiones, claro ejemplo de la esquizofrenia interna que vivían los iraníes) es desagarradora y llega con fuerza al lector.
En "Le chat du rabbin", Sfar dota al gato de un rabino de la capacidad de habla, lo que le permite desde su irracionalidad animal analizar con bisturí el judaísmo. El gato de Sfar demuestra ser un cínico feroz que desnuda con su deshinbida locuacidad una sociedad que se mueve bajo la tradición más estrictica. Una excelente obra que ha sido nominada en Angouleme y que es a mi juicio una de las grandes sorpresas de los últimos años junto a "Isaac le pirate", de Blain. Si vuestro nivel de francés lo permite, haceros con ellas.
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Miércoles.08.Enero
Lo mejor del 2002


Los amigos de La guía del cómic han sacado su ya tradicional (bueno, será tradición, seguro) lista de los mejores del 2002. Los chicos de Comiceuropeo están en marcha de hacer lo mismo e imagino que muchísimos más aprovecharán la situación para hacerlo, culminando en el Saló de BCN con sus premios. Lo curioso de esto de los premios en el mundo del tebeo es que no haya unos premios reconocidos ampliamente al estilo de los Eisner o Harvey en los USA, del Yellow Kid en Italia o del Alpha Art de Angouleme en Francia. Aquí parece que los únicos premios son los del Saló, cuestionados hasta la saciedad por una sistemática cuanto menos errática en su forma de concesión o los de la Expofriki de Madrid, devaluados por todos los escándalos asociados. ¿Qué tanto costaría copiar el método de los Eisner/Harvey/Angouleme, etc? Porque seamos sinceros, los de La Guía, aún teniendo en cuenta que los que votamos lo hacemos con cariño y devoción, no deja de ser una lista de diez amiguetes. Y los de Comic europeo, de veinte o cuarenta amiguetes que se lo pasan bomba con esto de las votaciones(gran idea del amigo JIrando, por cierto).
Pues bien, debo reconocer que mi votación en la guía fue precipitada, cosas de las prisas y el no haber leído suficiente este año. A fecha de hoy, cambiaría bastante mi votación y las cosas irían más o menos por esta lista (y lo mezclo todo, reediciones, novedades, europeo, español, etc, sólo diferencio entre edición nacional y extranjera):


La docenita de edición nacional:
1.- Mort Cinder, de Breccia y Oesterheld (Planeta)
2.- Las reglas del juego, de Eisner (Norma)
3.- Un poco de humo azul, de Pellejero y Lapierre (Glenat)
4.- Historias de Taberna Galáctica, de Beá (Glenat)
5.- Fantagás, de Nine (Sinsentido)
6.- Paracuellos 5, de Giménez (Glenat)
7.- El almanaque de mi padre, de Taniguchi (Planeta)
8.- Dr.Jekyll and Mr. Hyde, de Kramsky y Mattotti (Glenat)
9.- David Boring, de Clowes (Cúpula)
10.-Mis circunstancias, de Trondheim (Astiberri)
11.- Cuatro botas, de Keko (Ponent)
12.-El quiosco de la Utopía, de Fernandez (Devir)

Posiblemente se quedarían cerca algunas reediciones como Swamp Thing y Sandman, el primer volumen de Spirit, Fuerza-X (genial Milligan), Persépolis, Box Office Poisson...Y por supuesto, el último Calvin & Hobbes que siempre me dejo fuera porque se me olvida y eso que la considero la mejor serie de los últimos diez años.

Los guiris:
(esta es muy relativa, mis lecturas en guiri son muchas, diversas, y caóticas, en modo alguno es una lista exhaustiva)
1.- Isaac le pirate 3, de Blain (Dargaud) (Esta es una de las mejores series que he leído en los últimos años)
2.- Le chat du Rabbin 1 y 2, de Sfar (Dargaud)
3.- Vitesse Moderne, de Blutch (Dupuis)
4.- Hicksville, de Horrocks (Fantagraphics)
5.- Weasel, Dave Cooper (Fantagraphics Books)
6.- Quelques mois à l’Amélie, de Denis (Dupuis)
7.- Sketchbook Diaries, James Kochalka (Top Shelf Productions)
8.- La guerre d'Alan 2 , de Guibaert (L'Association)
9.- Harlequin Valentine , de Haiman y Bolton (Dark Horse)
10.- X- Force/Statix , Milligan y Allred (Marvel)

Y seguro que se me olvidan muchísimas cosas, demasiadas....
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Jueves.09.Enero
¿Libertad de expresión?


Peliaguado, muy peliagudo, el tema que circula estos días por todos los foros de internet: el famoso juicio a David Ramírez y la gente de Dolmen por la paginilla de marras del número 51 dónde se ponían en boca de Cels Piñol los epítetos de #@@@¡¡¡¡!!!!#@ hacia Antonio Martín. La sentencia, que obliga a pagar al bueno de David y absuelve a Vicente (aunque me consta que está muy jodido), ha generado una polémica sólo similar a la de los precios de Norma. Y no es para menos.
Se han dicho muchas cosas: que si coarta la libertad de expresión, que si es motivo de boicot a AM, que si hay
que recaudar fondos para David Ramírez... Personalmente, creo que la sentencia tiene un lado positivo y otro negativo.
El negativo, evidentemente, es el que afecta a las personas. No conozco personalmente a DR, pero sí a Vicente y sé, me atrevería a decir que con seguridad, que es un tío encantador. Casi, casi, ingenuo, fíjese usted. Vamos, una de esas personas que no dudas de calificar como "buena persona". Y lo que le ha pasado le debe estar jodiendo sobremanera. Y no digamos al pobre DR, que se ha encontrado de la noche a la mañana con que una colaboración suya (posiblemente gratuita y altruista, como la mayoría de las colaboraciones que hacen en este país los pobres dibujantes) no sólo le ha quitado el tiempo y esfuerzo propio de estas cosas, sino que además le va a quitar dinero. Y mucho.
El positivo es paradójicamente, la propia sentencia. Hasta ahora, el mundo del tebeo vivía en una especie de guetto propio, con leyes propias y con comportamientos propios. Incluso con habitantes propios que habian tomado el poder. Una especie de tierra media (ahora que está tan de moda) en la que unos pocos (los buenos) se enfrentaban las terribles hordas de malos que campaban por todas partes. De repente, y con toda la violencia que puede suponer una sentencia judicial, los moradores del guetto se han despertado y han comprobado una terrible realidad: viven en el mundo real. Y lo que es peor: sus leyes son las de todos.
Quizás es el mejor símil que se pueda hacer de haber llegado a la "mayoría de edad". De golpe, nuestros actos derivan en responsabilidades.Y eso es lo que ha pasado.
Se ha dicho que la sentencia va contra la libertad de expresión, que si el humor, que... Veamos: precisamente porque hay libertad de expresión, DR pudo poner lo que puso en su historieta. La libertad de expresión consiste en que yo, en pleno uso de ella, puedo decir lo que me salga de los cojones.Y la constitución, tanto apelada, me defiende. Como también defiende a todo aquél que se vea afectado por mis palabras, permitiéndole acudir a los tribunales. Lo curioso de esto es que, por lo que me informan los entendidos, es mejor si decidimos pasar la raya usar epítetos contundentes que no sean indicativo de delito. Me explico: si le llamas a a alguien hijodeputa es menos grave que si le llamas ladrón, ya que lo primero no es delito y lo segundo supone que es actor de un delito. Bien que sabía esto José María García, que para evitar la riada de sentencias que tuvo en contra, se inventó epítetos como abrazafarolas y demás. Y me diréis: Pues en muchos sitios se pasan. ¡Claro que en El Jueves, el guiñol y demás se pasan de la raya! Pero es que ellos se meten con políticos, curiosos rapiñeros que no se pueden permitir el lujo de meter una demanda en tribunales y que les acusen de ir contra "la libertad de expresión". Su dependencia de la vox populi les hace morderse la lengua y las ganas de cerrar todo medio que vaya en su contra. Pues no debe estar el Aznarín de contento con el cierre de CQC. Si por él hubiera sido los habría llevado a galeras...
Pero volvamos a lo nuestro. Lo que hizo DR, en uso de su libertad de expresión, es punible. Y eso es un riesgo que se debe afrontar. La responsabilidad de nuestros actos. AM ha hecho uso de un derecho constitucional, simplemente.
Ahora bien, ¿realmente era para tanto? Yo creo que no. Creo que Antonio ha matado moscas a cañonazos. Por muchas razones. Una, que Dolmen, por mucho que lo lean muchísimos lectores, no llega a más de 2500 o así comiqueros que, de seguro, tenían su opinión formada sobre AM y sabían los códigos del chiste de DR. ¿Qué un lector que no sepa de qué va la cosa puee ver injurias? Pues sí, pero...¿cuántos lectores tiene Dolmen que no sepan de que va la cosa?
Segunda razón: Es posible que haya sido la gota que colma el vaso, pero AM tiene suficiente experiencia y saber estar como para diferenciar cuándo algo es un insulto malencarado y cuándo es una broma de mal gusto. El castellano tiene esas cosas de los epítetos sonoros que tanto gustaban a Cela. ¡Si hasta usamos hijodeputa cariñosamente! Creo que un buen artículo de respuesta en los pocos medios que hay en el mundillo habría sido mucho más contundente y eficaz.
El resultado es triste para el tebeo español, porque el golpe económico puede dejar Dolmen en muy mala situación, una lástima para una editorial que estaba desarollando una buena labor. Pero por otra parte, demuestra que el tebeo ha salido del guetto y es un medio adulto, que debe responsabilizarse de lo que hace.
Me jode profundamente lo ocurrido por la situación en que se quedan David y Vicente. Si necesitáis algo, sólo tenéis que pedirlo.
Un abrazo chavales.
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Viernes.10.Enero
¡Por fin es viernes!


Joder, ya era hora de que llegara el dichoso día. La verdad es que ha sido una semana de perros y se agradece su final. A ver si puedo dedicarme a leer un poquito este fin de semana que llevo lecturas de lo más atrasado. Eso sí, ayer me dedique a releer-regozar de esa pequeña joyita (pero que regalazo, Alicia!) que es “Mis primeras 80.000 palabras” de la editorial de Vicente Ferrer, Media Vaca. No es un libro de historieta, pero consigue que las ilustraciones tengan una funcionalidad narrativa. Estructurado a modo de diccionario, 200 ilustradores definen gráficamente una palabra, ya sea castellana o de cualquier idioma. Y es sorprendente cómo el ingenio de los ilustradores consigue que la famosa máxima de que vale más una imagen que mil palabras sea cierta. La nómina de ilustradores es fastuosa: desde mi muy admirado Carlos Nine (ay! qué bonito es Fantagas... ¿y para cuando “Le canard qui aimait les poules”?) a Lalo Kubala (tío majo donde los haya), pasando por lo más granado de la ilustración nacional y extranjera. Pero si algo hay que destacar de este libro es (como en todos donde Vicente Ferrer es el responsable) la exquisita edición. Hecha con cariño, con un respeto máximo a la obra, llena de detalles que hacen una auténtica gozada leerla y disfrutarla. Como pasa con todos los libros de esta maravillosa colección, pasar cada página es un ejercicio de goce y el único pero que se les puede poner es que se acaban, terrible costumbre esta que tienen los buenos libros. Afortunadamente, en el mundo del tebeo tenemos personajes curiosos que sienten esa devoción por lo que hacen y demuestran un cuidado exquisito en sus ediciones. Gente como Jesús Moreno, Paco Camarasa o Pere Joan han demostrado verdadero cariño en lo que hacen. Y cada vez más, deja de ser patrimonio de los “indies” para ser normal en muchas editoriales: tanto Astiberri, Dolmen o incluso la gran Glenat demuestran un gran cuidado de sus ediciones, respetando escrupulosamente lo que están publicando. Lo que pasa es que el cuidado en las ediciones repercute, lógicamente, en el precio final del producto. Y eso, para muchos lectores es pecado. Pues pequen, señores, pequen...¿o es que hay algo más atractivo que el pecado?
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Domingo.12.Enero
¿Polémica?


Pues estaba yo ayer hablando con mi librero habitual (el bueno de Toni) y salió a la conversación el caso de Peter Milligan, uno de los escritores ingleses que desembarcaron en los USA y que siempre ha sido dejado un poco de lado por los fans. A mi entender, Milligan es sin duda el tercero en discordia, junto con Moore y Gaiman, lejos de los idolatrados en exceso Morrison o Ennis. Las obras de Milligan demuestran que el británico va más allá de un correcto autor, logrando obras casi maestras con Shade, Girl o la actual X-Force. Y viene al caso porque ésta última obra me ha sorprendido sobremanera y es, según mi criterio (y aquí viene lo de la polémica), el Watchmen de los 90.
En los 80, dos obras reflexionan de forma dispar sobre el mundo de los superhéroes. El planteamiento es lógico: un superhéroe en el mundo real sólo puede se considerado de dos formas: un payaso (LJA de Giffen y de Matteis) o un perturbado (Watchmen de Moore). Con su obra, Moore consigue una sorprendente reflexión sobre los enpijamados, que va más allá del género y que nos deja enganchados con su brillo formal, muy por encima de la historia que nos está contando (alguna vez os habéis planteado que, cuando leemos Watchmen nos quedamos más con cómo nos lo cuenta que con qué nos cuenta?). Los personajes de Watchmen son psicológicamente complejos, turbios y se entroncan dentro de una sociedad que los rechaza. Moore retrata personajes alejados de la sociedad en la que viven, con la que interactuaron años ha, pero que no dejan de estar en un guetto.
Pero Milligan da un paso de gigante. Por un lado, Milligan nos muestra los superhéroes de finales de los 90, plenamente integrados en la sociedad de las audiencias y el merchandising y, sobre todo, los encaja dentro de la sociedad actual. Si en Watchmen Moore hace una brillante disertación sobre el ser humano y sus miedos ante lo que no conoce, Milligan ejerce de feroz crítico de la sociedad que nos rodea. La lectura de X-Force es un ejercicio de sátira feroz que no deja títere con cabeza. Si el primer número es una salvaje broma contra los lectores fanáticos (¿a qué autor se le ocurriría matar a los protagonistas en el primer número?), luego ataca con ferocidad la globalización, se rie de las multinacionales, de los mass-media, de eliancito... Y la sensación que tenemos es que se divierte de lo lindo, sin cortapisa ninguna. Parece como si Milligan estuviese tensando la cuerda para ver hasta dónde lo dejan llegar. Y su sopresa es que le dejan hacer de todo. En un mercado desastroso, sus ventas son suficientes como para mantenerse y, para colmo, está barriendo entre la crítica, dando un prestigio "intelectual" a Marvel que hacía años que no conocía.Y eso le permite romper una línea que Moore sólo atravesó suavemente , la de la crítica social (obras de superhéroes como Wildcats son grandes ejercicios de entretenimiento donde la crítica social asoma tímidamente, pero no como objetivo principal, no sé si por autocensura o por falta de interés).
Yo, que creía que no volvería a comprar mutantes más que por algún dibujante que me gustara, a modo de libro de ilustraciones, me encuentro con que una de mis series preferidas de este año es de mutantes. Si es que eso de nunca digas nunca jamas es una gran verdad....
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Manga!! Manga!!


En esto del manga siempre he tenido muchos prejuicios. Y lo reconozco. Fascinado por Otomo y Tatsumi, me lancé como un poseído a comprar todos los mangas que salieron en aquella primera gran oleada provocada por Dragon Ball: Alita, Patrulla Especial Ghost, Ranma, El puño de la estrella del norte, Crying Freeman, Mai... ¡y que desilusión! Ninguno de estos mangas consiguió arrancarme más que leves sonrisas. Desde entonces, mi interés por este tipo de tebeos fue nulo hasta encontrar el Mr. Arashi Freak Show de Maruo, una fascinante revisión del Freaks de Browning que hipnotizaba desde la primera página. Por esas épocas comenzaron a aparecer obras más desconocidas, como El caminante de Taniguchi, y me comencé a interrogar sobre la gran cantidad de manga que desconocemos. En una de las grandes industrias del mundo, lo que nos ha llegado, por desgracia, es tan sólo lo más comercial, el éxito asegurado. Pero me consta y he podido ver recopilaciones de manga underground publicadas en los USA que son realmente interesantes. Afortunadamente, el éxito en Francia de ciertos mangas menos masivos como El almanaque de mi padre de Taniguchi nos ha permitido gozar de ésta y otras obras como las clásicas del maestro Tezuka.
De momento, el salto lo va a pegar De Ponent. la editorial de Camarasa nos sorprenderá el mes que viene con L'épinard de Yukiko, una historieta enmarcada dentro del movimiento conocido como Nouvelle Manga y que viene acompañado de excelentes críticas. Su autor, Boilet, trabajó para Kodansha y ha colaborado con muchos autores japoneses, como Taniguchi. Su obra fue premiada en el festival de manga de Kujôyama, demostrando que su estilo y obra gusto en el país nípón.
¿Veremos más atrevidos?
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Martes.14.Enero
Un poco de calidad, por caridad...


Estaba yo leyendo la contundente (por gruesa) edición con la que la editorial americana Checker ha comenzado la edición en paperback del Supreme de Alan Moore cuando me vinieron ciertos (terribles) pensamientos. No por el tebeo en sí, que es un correctísimo tebeo de superhéroes plagado de guiños gamberros (llevando la reflexión que comenzó en Miracleman a unos términos más mundanos), sino por la patética, horrible y penosa calidad de edición (tom a nota Andrea, por si alguna vez lo conseguís). Resulta que los amigos (por decir algo) de Checker, falta de materiales de reproducción (imagino), se dedicaron a echar mano del escáner y con paciencia escanearon todas las páginas editadas por el subsello de Liefield. Hasta aquí nada que objetar. Sólo un pequeño problema: yo entiendo que los señores de Checker desconozcan las sabias palabras de Nyquist
que establecen cómo se debe escanear una imagen impresa para que no pierda calidad, pero aún así, existe una cosa es que es el cariño hacia lo que editas. Y yo creo que un editor que tiene un mínimo de afecto por lo que hace mira y comprueba si la calidad de lo que ha hecho es buena. Y la calidad del Supreme de Checker es asquerosa. Los colores están desaturados, las líneas desenfocadas, se ven "moirés"... un despropósito vamos.
Y no lo entiendo.
Porque hay profesionales de lo más válido en todas partes (en este país sin ir más lejos) que, sin necesidad de conocer los entresijos del teorema del muestro, se han preocupado de investigar por su cuenta cómo deben escanear para obtener una buena calidad. En muchas conversaciones con el buenazo de Jesús Yugo hemos comprobado cómo él ha llegado a soluciones de gran calidad sin conocer nada de muestreo. Ni falta que le hace, porque tiene gusto y un criterio claro de lo que es calidad.
Por desgracia, lo de Checker no es aislado y más de una vez nos hemos encontrado con ediciones en nuestro país de una calidad pésima. Si bien es cierto que no es tan exagerado como el caso que he comentado, es muy habitual encontrar páginas de ediciones españoles con páginas escaneadas con una calidad ínfima. Un buen ejemplo son las primeras páginas del segundo capítulo de Mage editado por Dolmen (un tirón de orejas Vicente, es una lástima que excelentes ediciones como las vuestras se vean empañadas por esto) o muchas colecciones de PdA (recuerdo en este momento algunas páginas escaneadas de La Liga de los extraordinarios caballeros o Maus). Y es una lástima, porque se puede entender como una falta de respeto hacia el material que editan y, por extensión, a los lectores. El problema es que hay muchos lectores a los que todo esto se la suda mientras el tebeo sea barato. Sniff!....


Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


F.A.Q


Me manda un email un amiguete preguntándome dónde cóño compro los tebeos franceses y, sobre todo, cómo me entero de lo interesante. Ah! Mon ami! Menuda tarea esta de comprar material en gabacho...
Por orden: lo primero es enterarse, labor que lógicamente precisa de fuentes de información fiables. La verdad es que en este momento mis fuentes de información son básicamente los amiguetes (terribles sujetos que sin ningún tipo de corazón te asaltan con recomendaciones carísimas), el boletín La Lettre de Dargaud, y dos excelentes páginas, BDParadisio y La BD, dos extraordinarias páginas con información de lo más fiable. Y por último, y no menos estimable, las nominaciones de Angouleme, que suelen resumir lo mejorcito del año. La verdad es que comprar puntualmente las nominaciones de este Salón suele ser una de las mejores decisiones que se pueden tomar para tener claro lo que ha sido el tebeo francés durante un año.
Y luego, evidentemente, está el hecho físico, lo de pagar. Yo hace tiempo que compro en BDnet. Aunque los costes de envío son caros (sobre los 20 euros), compensa si haces pedidos importantes (yo los suelo hacer de unos 120 euros, unos ocho-diez álbumes, con lo que el coste añadido es de unos 2 euros por álbum) y suelen ser rápidos. Hay librerías que suelen tener muchísimo material francés: Continuará y Freaks en Barcelona, Madrid Comics en Madrid y Futurama en Valencia. De todas estas, en este punto la mejor es sin duda Freaks. ¡Que pedazo de librería!
Y eso si: cuidadín con el material francés. En un mercado con casi un centenar de novedades mensuales, es facilísimo arruinarse...
Ah! y una recomendación interesada: la entrevista que le hice a Pedro Porcel por su excelente libro Clásicos en Jauja. La podéis leer en la web de Cartelera Turia.

Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Jueves.16.Enero

La turbosa visionalidad de lo anfigoreico


Ya dije, y repito, que no hay nada tan terrible como los amigos que se dedican a sacarte de la siesta para anunciarte que debes rascarte el bolsillo. Aunque no fuera la hora de la siesta (menos mal), cuando la pantallita multicolor (pijo que es uno, oches) de mi móvil anunció el telefono de Jesús, me temí lo peor. Con razón, porque en medio de una de las peores cuestas de enero de mi vida, Jesús me anunciaba la publicación de una nueva entrega de la subyugante saga de Amphigorey: Amphigorey también. Para quien no conozca la obra de Edward Gorey, sólo diré que la aclamada Melancólica muerte del chico ostra de Tim Burton, no es más que un reflejo lejano de la poderosa obra de este autor, artesano de las palabras y de las imágenes que consigue con sus inclasificables obras una de las visiones más perturbadoras (e influyentes) que conozco. Desde el momento que descubrí The Gahslycrumb Tinies, me afané en conseguir los tres grandes recopilatorios de su obra: Amphigorey, Amphigorey Too y Amphigorey Also . Ingenuamente pensé que nunca veríamos su obra en castellano, pero afortunadamente la excelente editorial Valdemar está editando los tres recopilatorios, con una cuidada edición dirigida y traducida por Óscar Pálmer.
No tengo ni idea de cómo calificar la obra de Gorey: ¿macabra? ¿surrealista? ¿gótica? ¿onírica? ¿terrorífica?...¿tierna?¿divertida?. Lo malo es que todos los adjetivos son aplicables en pequeñas gotas que forman una mágica poción. Gorey juega con las palabras, creando nuevas, retorciéndolas al límite (dificilísima aquí la labor del traductor). Juega con las imágenes, mostrándonos extrañas formas hipnóticas. Juega con las tipografías, con abecedarios imposibles. Al final, me temo, juega con nosotros como marionetas unidas por invisibles hilos a sus imágenes.
Por si alguien le interesa un antiguo artículo mío de la Turia sobre Gorey, lo puede ver aquí.
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Recojones!


Me siento abrumado por la aceptación de este ciber-experimento psico-comiquero que es La cárcel de Papel. La verdad es que en ninguno de mis sueños esperaba tener casi cien visitas diarias como se están dando ahora (si no me mienten los de nedstats..., claro). O una de dos: o de nuevo mis amiguetes están dando pruebas de solidaridad o resulta que lo que escribo va y le interesa a alguien/alguienes. Y es que, con los años que llevo enganchado a internet (ay! que tiempos de las usenet y del gopher, hace ya...¡coño! doce años...sniff!), no deja de maravillarme esto de que te pueda leer cualquier ser humano (o no) de todo el planeta. Más o menos como Paco Martínez Soria recién llegado a la capital. Pues anda, el/la que llegue a la visita número 1000 que me mande una copia de pantalla, que le mandaré un besito autografiado ; ) .
Bueno, no le demos más vueltas: a ponerse las pilas. Os prometo seguir actualizando a diario (o casi... los domingos se está tan bien en la camita, ahora que hace frío...).
Y una lectura para acabar: Alias, de Bendis y Gaydos. Entretenido, es verdad, pero con un regusto a Powers que echa de espalda y con esa técnica narrativa ya conocida de Bendis basada en la fotocopia que sorprendía al principio y ahora cansa. Detallitos provocadores en un tebeo Marvel (sodomía...con un negro!??!!), dibujo aceptable y planteamiento correcto. La verdad es que debería ser lo mínimo a pedir y, por tanto, éste debería ser un tebeo más del montón. Bendis es un escritor aceptable, aunque se repita más que un ajoaceite con tres cabezas de ajos (¿es que nadie se da cuenta que casi siempre estamos ante el mismo guión?). Pero como está el percal como está, y resulta que en el país de los ciegos el tuerto es el rey, cuando aparece un tebeo correctito como este parece que estamos ante una obra maestra. ¡Señores! conténgase. Que sólo tenemos que comparar con lo que hace un año decíamos que era una obra maestra para ver el bajón...
Y es que perdemos la memoria histórica a una velocidad...
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Sábado.18.Enero
Maestros


Ahora que ya no es un secreto que la nueva editorial Azake va a publicar El Zorro de Alex Toth, a uno se le ocurren ciertas reflexiones tardías que vienen al caso sobre el magisterio y el famoseo.
Resulta que Don Alex es, posiblemente, uno de los mejores dibujantes que ha parido madre en el mundo. Es el gran maestro de la síntesis, de la línea y manchas limpias, de la narrativa pensada.Si le preguntáis a muchísimos de los dibujantes actuales, os dirán que Toth es su guía y su maestro y que parecerse sólo levemente a él sería un milagro. Y eso te lo dirá aquél al que no le guste mucho...
Pero, misterios de la humanidad, si le preguntáis a la gran mayoría de los mortales aficionados, a lo mejor os miran con cara de alucinados y contestarán:
-Ah!, será Alex Ross. Dicho con aire de superioridad malsana.
- No, Toth, Alex Toth, el de Jesse Bravo hombre...
- ¿Jesse Bravo? ¿Ése no era un superhéroe del oeste?...dime alguna obra famosa de él, anda.
- Pues... ¿El Zorro?
Para qué seguir, se pregunta uno, porque la verdad es que, paradójicamente, no deja de tener razón. Primero, que en España casi no se ha editado obra de Toth (alguna suelta de la Warren en Creepy, el Jesse Bravo en KO Comics...). Y segundo, que si nos estudiamos la obra de Toth con detenimiento, no hay grandes obras. No existe esa obra magna por la que Toth pasará a la historia. Toth siempre fue un currante de lujo, que tomaba los horrorosos guiones que le pasaban sus jefes y se dejaba la piel en unos lápices brillantes, en una narrativa gloriosa... pero que quedaba enterrada bajo la pesada losa de una historia sin interés.
Si uno se pasa por las páginas que se dedican a escanear obras de Toth, se encuentra con verdaderas joyas de la narrativa encerradas en unos guiones que da apuro leer. Sí, existen pequeñitas historias de terror de la Warren o de DC que tenían guiones con chispa, hasta buenos, pero nunca a la altura del dibujante.
Y es curioso que la historia sea cíclica y ahora exista un buen puñado de dibujantes que nunca ha tenido guiones a su altura: Steve Rude (lo de Baron era graciosillo, pero en algunos momentos echaba un tufo fachoso insoportable -aunque me temo que es que ambos lo son-), Adam Hughes(me temo que ya definitivamente perdido para los tebeos, aunque este más por gandulete) o Kevin Nowlan junto a un nutrido grupo de dibujantes clásicos también se apuntarían a esta lara lista.
Por lo menos, los de Azake suplen una de las carencias. El Zorro verá la luz (si necesitáis una recomendación, mirad lo que dijo Jordi Juanmartí de esta obra). Y me consta que la edición que preparan los de Guiral es excelente (grandes colaboradores, sí señor, sobre todo en tamaño ; )  ).
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Domingo.19.Enero
Domingueros
Ah, ¿pero de verdad pensábais que iba a poner un post en domingo? De eso nada, servidor se dedica hoy al sano ejercicio de la gandulería, no de forma profesional (que ya me gustaría), pero casi. Así me dedicaré a leer los tebeos que luego comentaré durante la semana. Poco creyente soy (de hecho nada, casi diría que ateo militante, nada de agnóstico ni chorradas de esas), pero debo reconocer que eso de que Dios instituyera el día de descanso semanal tiene su lógica. Aunque ya puestos, podía haber instaurado el día de trabajo semanal. ¡Qué se le va a hacer!
Un off-topic: ni se os ocurra acercaros a menos de 200 o 300 metros de las salas donde proyecten Otra terapia peligrosa. Si os gustó la primera (como a mí), quedaos con el recuerdo, porque esta segunda parte es un truño de características siderales. Ver un resumen de los momentos estelares de las ovejas de Gran hermano es más sugerente. Os lo juro.
¿Por qué no pondrán hojas de reclamaciones en los cines?
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Una cuestión
Me dicen que el recuadro este no se ve entero en una sola columna y que hay que hacer uso de la barra desplazadora de abajo para verlo. Decidme si es un fallo general o sólo de algunos navegadores.
¡Gracias!
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Lunes.20.Enero
Brevemente


Aunque el bueno de El editor breve me había pasado unos escaneados para echarle un vistazo a su revista, lo cierto es que hasta el viernes no me pude hacer con un ejemplar del fanzine/revista "dos veces breve". La cosa tiene bemoles y demuestra, me temo, uno de los grandes problemas del tebeo en España: la distribución. Y si además, se intenta llegar a los quioscos, la cosa es sencillamente dramática y no podemos menos que pensar que el editor o es muy ingenuo, o es un maniaco-depresivo-suicida (que se lo digan a los del TMEO o La Comictiva). Mal que está la cosa.
Pero me refiero al fanzine: "dos veces breve" recupera el espíritu del formato revista, bien editado, con una selección de autores bien balanceada entre conocidos/desconocidos. Vamos, algo que no veíamos desde El Ojo Clínico o El Maquinista. Y la edición es muy buena. Es cierto, que no me gusta el papel para las páginas a color y la maqueta recuerda demasiado al Madriz, pero es una buena edición. La selección de autores, como decía, de lujo: Fermín Solís (¿para cuando una recopilación de historias de este hombre?), Lorenzo Gómez (pujante, cada vez mejor), Juan Berrio (ay, mi debilidad), Velarde (genial, sencillamente genial), Ruben Garrido (que recuperación, gran tanto), Rafa Infantes, Eduardo Burgos, Joaquín Santiago/JV Galadí (bonito guión) y Ontanilla/Cáceres. Como siempre en este tipo de publicaciones, la irregularidad está presente, pero la calidad media no tiene nada que envidiar a otras experiencias actuales como TOS y Buen Provecho o los nunca olvidados Idiota y Diminuto y Como Vacas. Precio irrisorio (1.50€), me temo que imposible de mantener sin publicidad ni una gran distribución que abarate costes (señor editor, que no hay que ser una ONG!) y una portada que podría haber sido mejor (bonita ilustración de Fermín Solis, pero colores poco adecuados a una portada y horrible logo y texto de portada, eso hay que cuidarlo y mejorarlo -tirón de orejas-).
Si no se arruina con este primer número, una publicación a seguir que se une a Buen Provecho y TOS. Y que abre una reflexión: ¿son buenas estas revistas para los autores? A los autores o no se les paga o se les pagan cantidades ínfimas por página, aceptando publicar por aquello del tener cosas editadas.Y, me temo, se está generando una especie autores que publican sin cobrar (o casi) y del que todos los editores se aprovechan (con alevosía o de buena fe). Una cierta cultura del amiguete que no sé si es buena para los autores. Si nos fijamos en la nómina de las tres revistas nombradas, las coincidencias son muchas...y eso es preocupante, ya que debido a esa dinámica, siempre vemos a los mismos autores.
Ya veremos. Espero que les salga bien.
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Martes.21.Enero
Quien con niños se acuesta...


Extracto de una conversación telefónica entre dos piraos de los tebeos:
- ¿Has leído el último de Gaiman?
- ¿El de los pececitos de colores? Sí, claro.
- Menuda mierda, ¿no?
- Uy! ¿por qué?
- No sé, es que... es muy infantil, ¿no?

Y llegado a este punto, paro y reflexiono en voz alta. ¿Por qué narices un tebeo infantil es malo? A mí personalmente, El día que cambié a mi padre por dos peces de colores, de Neil Gaiman y Dave McKean me parece un dignísimo cuento para niños. Gaiman comprende perfectamente las claves que se deben usar y hace una historia en la que se habla de uno de los grandes miedos infantiles, la pérdida del padre, pero desde el lenguaje de un niño, con la lógica ingenua de un crío pequeño. Y McKean se aleja de sus maravillosas locuras para buscar una ilustración casi naif. Vamos, que un diez para los autores, que se han despojado de su aura casi mítica para bajar al nivel de un niño. ¿Que no es Signal to Noise? No, ni lo pretende.
Lo que me fastidia un poco es esa identificación infantil=malo, que va más allá de la lógica reacción adolescente hacia los gustos infantiles. Es terrible ver como hay un desprecio masivo hacia el tebeo infantil olvidando muchas cosas. Se olvida que el medio nació precisamente con ese objetivo, el de los suplementos infantiles de periódicos. Se olvida que muchas de las obras maestras de la historieta fueron hechas para niños. Se olvida que este es uno de los pocos medios al que pueden acceder por igual adultos que niños. Se olvida, por desgracia, que si no hay niños que lean tebeos, se perderán los futuros lectores. Y cuando digo lectores, me refiero tanto a los lectores de tebeos como de libros, como de revistas, de periódicos, lo que sea.
Si nos vamos a un quiosco, han desaparecido totalmente las publicaciones de historieta dedicadas a los niños, a excepción de la resistente Dibus y la recién llegada Mickey. Y lo que es peor, las editoriales dan por hecho que se ha perdido ese mercado. El caso más claro lo tenemos en Marvel USA. Tradicionalmente, Marvel reconocía que su público eran los niños y los adolescentes (en franca competencia con las omnipresentes publicaciones de Archie).. Con la llegada de Quesada, Marvel deriva sus series tradicionales a contenidos adultos, buscando desesperadamente ese lector que ha dejado de leer tebeos porque ha crecido. Y, en una última búsqueda del lector joven, crea la línea Ultimate.
Las cosas van mal en esa línea, y mal futuro tendremos si no hay más gente que, como Gaiman y McKean, hagan cosas para ese público de niños.
¿O vosotros de pequeños ya leíais a Crumb?
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


He puesto un sistema de comentarios en los posts...no sé que tal funcionara esta cosa, pero ya que el tagboard no funciona...
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Miércoles.22.Enero
¡¡Porno!!!


Como hoy es fiesta en mi ciudad (fiesta local, sufrid trabajadores del mundo entero, estoy en casita y me acabo de levantar), nada mejor que intentar aumentar el número de visitas atrayendo a la gran fuerza que mueve el mundo: los pajilleros. Selecto grupo, éste el de los onanistas que demuestra que sino fuera por ellos, casi no habría tebeos. Y si no, que se lo digan a los chicos del Kiss Comics, que ya lleva no se sabe cuantas ediciones internacionales y es la fuente principal de ingresos de La Cúpula. Y mucho me temo que el Eros Comix anda camino de los mismo para los chicos de Dolmen. Curioso es, además, que en este sacrosanto país donde un dibujante de historietas no se come un torrao, sólo los que se dedican a dibujar y relatar excesos lujuriosos tienen una mínima posibilidad de comer de lo que dibujan (ehhh, no me entendáis mal, malpensados lúbricos, me refiero a comer con el dinero que ganan con sus dibujos...).
Así que hablemos de porno, más que nada porque los chicos de Berenguer han sacado, ¡por fin!, el recopilatorio de Birdland, del Beto Hernández. Total, sólo hace diez años que se publicó en el Kiss comics... ¿Y por qué hablar de él? Pues porque es un tebeo pornográfico divertido, original y diferente. El Beto sigue con su habilidad demoniaca de construir complejísimas historias donde los personajes entran, se cruzan, convicen, se odian, se aman...viven, en suma, con una fuerza inusitada. Si en Palomar los sentimientos son la fuerza que dirige a los protagonistas, en Birdland es un sano disfrute del sexo, sin condiciones, libre y aceptado. Y eso le permite al Beto crear ese extraño cruce entre dos parejas de hermanos, deseosos cada uno del cónyuge del otro, aderezado con un buen puñado de geniales secundarios. Como en cualquier historia de cada día, los personajes se confiesan sus ocultos deseos, eso sí, entre polvo y mamada, entre sodomización y cunnilingus, demostrando que el porno puede ser un género más como otro cualquiera.
Y además, como buen tebeo porno, pone que no veas...
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Un par de cuestiones técnicas


Qué bueno es tener el día libre. Además de poner un post, he quitado el tagboard. No funcionaba desde hace varios días y el sistema de comentarios parece más potente (mientras siga funcionando). Y me estoy planteando seguir una costumbre ancestral y poner aquí las "puntuaciones" de mis lecturas. Yo sigo el sistema de la cartelera Turia ligeramente modificado:
(0) Malo
(1) Escaso interés, se puede leer.
(2) Aspectos interesantes, vale la pena leerlo.
(3) Interesante, hay que leerlo.
(4) Excelente, de lectura obligada.
(5) Obra maestra

Así, mis últimas lecturas/relecturas serían:
(2) Birdland, del Beto Hernández
(4) David Boring, de Clowes
(1) Rubber Flesh 4, de M.A. Martín
(1) Corazones calientes, de König (lástima)
(3) Conoce a tu enemigo, Crumb
(5) Las reglas del juego, Eisner
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Jueves.23.Enero
Problemas...y Miller


Parece que la web ha estado caída toda la noche. Sorry. De todas formas es posible que os de un par de sustitos más en las próximas semanas, ya que estoy procediendo al cambio de servidor y se supone que eso siempre trae problemas.... Be tuned!


Miller. Ese es mi tema hoy. Vaya por delante que no he leído el DK2 famoso y, la verdad, es que tengo muy poquitas ganas aunque supongo que al final caeré en la tentación.
Al meollo, mi planteamiento es: no me gusta el Miller de hoy y voy a hacer un poco de historia para que se entienda.
Hace muchos años, uno que estaba ensimismado con el tebeo francés y se deleitaba con sus Metales Hurlantes, sus TOTEMS y demás, pasaba del tebeo de superhéroes arrogantemente, como era la moda del momento. Hasta que un conocido me dijo:
- ¿Has leído el Daredevil de Miller?
- ¿Dan Defensor? A mi edad y leyendo al cuernecitos... Amos anda!!!- fue mi respuesta.
Pero como uno es masoca y, en el fondo, recordaba con cariño aquellos tomitos de Dan Defensor (¡¡jamás será Daredevil!!!), le dí la oportunidad. Y me encontré un excelente tebeo de serie negra, potente y, sobre todo, sorprendentemente bien narrado. Los siguientes pasos del autor, ese tal Miller, daban la razón y demostraban que el chico era un buscador nato de nuevos caminos en la narrativa. Ay! ¿tendremos a un nuevo Steranko?, me preguntaba. La agónica (por la forma de publicación) lectura de Born Again fue posiblemente el momento donde decidí que era uno de los grandes. De los grandísimos. Y llegó el DK, "El retorno del señor de la noche". Era tal su brillantez formal que me dejó anonadado. Sorpresa tras sorpresa, Miller hacía uso de los recursos más increíbles en su narrativa. Dibujaba mal, es verdad, pero escondía su mala anatomía y mal dibujo con una composición de página y un sentido del ritmo brutales. Pero aún así, había "algo" que no me gustaba demasiado...El regustillo fachosete. Uno que es rojales desde que nació (y va en serio, nací más rojo que un tomate), sentía como debajo de toda la historia se podía oler cierto tufillo que no me agradaba del todo. Ese toque de "el hombre contra el mundo, a hostias", no sé, no sé, pero se lo perdoné. ¡¡¡Era tan bonito!!!
Después de esto, gocé bastante del Elektra Asesina, algo del Ronin y poco del Elektra lives again (demasiado claras las ganas de sacar pasta). Y llegó Sin City. Aquí me pegué el gran chafón. Gráficamente, de nuevo Miller era contundente. Su uso del blanco y negro era novedoso y diferente, la fuerza de sus páginas increíble... pero la historia era un burdo remedo de un Mike Hammer fachoso. Y a mí, que soy el gran apasionado de Alack Sinner, pues no me funcionó la cosa. Las entregas siguientes de la serie me parecieron bastante penosas, hasta llegar a ese burdo remedo de DK que es The Big Fat Kill. Aquí ya Miller se suelta y da rienda suelta a sus ideas parafascistoides..y aquí me dije "Hasta aquí hemos llegado".
Pero claro, el vicio tira y cuando Miller anunció una obra histórica basada en la batalla de las Termópilas y después ví la preciosa edición de Norma... Caí. Sí me lo compré..¿qué pasa? Y lo que es peor: ¡me lo leí!
En 300 se da lo mejor y lo peor de Miller. Miller me deslumbró de nuevo con sus propuestas narrativas y estéticas. Aunque su dibujo está peor que nunca, su composición de página, en esas planchas apaisadas de gran viñeta central (siguiendo el camino abierto por Steranko en Atmósfera Cero) me dejó pasmado. ¡Qué bien lo hacía! Miller volvía por sus fueros. ¡Qué fuerza gráfica!¡Qué ritmo!¡Qué pausas! Pero lo malo, es que además de verlo, lo leí.
Y aquí, la cagué.
¡Pero que guión más facha, por dios!¡ Qué cantidad de burradas históricas y anacronismos!¡Qué discurso más repugnante! Básicamente me encontraba ante The Big Fat Kill versión Termópilas. En lugar de tías, espartanos en pelotas. En lugar de BN, color. Y el malo, con piercings, como toca.
Y claro, me acordé rápidamente del episodio de Mort Cinder en el que Oesterheld y Breccia daban su visión de la batalla de las Termópilas. Donde en 300 sólo se ve un pensamiento único, en Mort Cinder hay una compleja visión de hasta dónde puede llegar el ser humano, un discurso impresionante y emocionante que Breccia se encarga de apuntalar con su increíble dibujo.
Y claro, desde entonces pienso que Miller perdió el rumbo hace mucho, porque un tebeo no és sólo narrativa o dibujo. Es todo, un conjunto que va desde la historia al dibujo pasando por el guión, la narrativa y la composición.
Por eso mi puntuación para el 300 es un (1), por los hallazgos gráficos que tiene, mas que nada. Eso sí, con la recomendación expresa de sólo mirarlo y no leerlo, quema neuronas.
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Sugerencia
¿Hacer una lista de los mejores tebeos de la historia puntuados y comentados? La idea es antigua y buena. Pero habría que hacer una estadística de gran espectro, buscando las opiniones de todo el mundo, buscando todos los implicados. La verdad es que cada vez me dan más ganas, y si una cosa que yo me sé sale... no lo descarto, no.
Yo tengo claro, y lo hemos discutido muchas veces, que los 10 primeros son más o menos unánimes. El orden puede ser discutible, pero la lista es bastante evidente, aunque aún asi, es complejo. Personalmente, los tres primeros los tengo decididos:
1. The Spirit
2. Little Nemo in Slumberland
3. Krazy Kat
El orden puede variar según cómo me levante ese día. Llevo una temporada spiritiana. Pero las he tenido krazynianas y nemonianas...
Ya explicaré otro día el por qué de estas tres y completaré la lista. ¿Qué pensáis?

Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Sábado.25.Enero
La cuesta de enero, febrero, marzo y abril


Mientras que el resto de mortales sufre las consecuencias de los excesos navideños durante el mes de enero en la muy famosa cuesta, los adictos a la historieta tenemos el dudoso honor de prolongarla durante tres meses más. Bueno, más que cuesta, lo que tenemos es una sequía agónica. Nos vamos acostumbrando a que los tebeos sólo salen en Navidad, en el Saló de Barcelona, en el Salón del Manga y poco más. Entre medio, unas cuantas novedades ínfimas a modo de dosis mínimas de mantenimiento, no sea que pasemos el mono y nos desenganchemos. Hoy mi visita a mi librero ha sido triste, muy triste. El botín consiste en el Monster del mes, Authority, El Víbora y la edición francesa de Nicaragua, de Muñoz y Sampayo. Me tengo que pensar el integral de Makoki (lo tengo en sus ediciones originales) y el libro Historia de una página, de bastante buen aspecto. Una dosis apenas alimenticia, porque Monster es una excelente historia (no me agrada mucho el dibujo de Urasawa, qué se le va a hacer), pero empieza a cansarme la interminable búsqueda de venganza del dr. tenma. De todas formas, me parece casi imposible que haya conseguido interesarme durante más de ¡1500 páginas!. Eso da una buena prueba de su calidad. Authority es una gamberrada que sigo comprando por gilipollas, porque me aburre profundamente. Sigue con la teoría muy americana de "Oh! que provocador soy, he dicho follar y he mandado a tomar por culo a Dios", con ciertos chistes graciosos, pero poco más. La intervención de Arthur Adams no aporta mucho. Nicaragua me permite completar una de mis series preferidas, Alack Sinner, una maravilla de los argentinos Muñoz y Sampayo que considero sin dudar uno de los diez mejores tebeos de la historia. Sampayo borda unos guiones geniales y la maestría de Muñoz es aplastante. El Víbora...pues que llevo veinte años comprándolo y me da pena dejarlo, pero en este número apenas me interesó nada. Los autores son interesantes, es verdad: la página de Paco Alcázar (brutal, como siempre), el genial Tronchet (¿para cuando los álbumes de Raymond Calbuth?) o el sorprendente Alex Fito (uno de los autores que más me interesa últimamente), por ejemplo. Bagge (en horas bajas), M.A.Martín (me suena a que siempre hace la misma historia), Laperla y Kosinsky (divertidos)...los nombres no son malos, pero la sensación de que estamos ante una especie de jueves es cada vez es mayor. Historias cortas, cortísimas (de 1 a 4 páginas la mayoría), algún truño supremo (como la historia de Ryp y Brooks, más propia del Kiss) y secciones frikis. Una lástima, porque ésta es la revista por la que pasaron Muñoz y Sampayo, Pazienza, Liberatore, Max, Martí...
Puntuaciones: Authority (1), Monster (3), Nicaragua (4)
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Domingo.26.Enero
Otra vez las listas


Me dice Heckler en un comentario que el hecho de establecer las bases de lo que posteriormente sería la historieta o abrir nuevos caminos no es razón para que un tebeo sea el mejor de la historieta, refiriéndose a lo que yo considero los tres mejores tebeos de la historia. Y estoy de acuerdo, pero en parte. Cuando yo digo que esos tres son los mejores se basan en un triple criterio:
1) Que sean tebeos que disfrute, que me emocionen, que no me canse de leer. Y esos lo son.
2) Que haya parámetros "objetivos" y, mucho ojito, esa "objetividad" es absolutamente subjetiva: son parámetros que yo considero importantes, en el porcentaje que yo considere. Son objetivos para mí, pero nacen de un criterio subjetivo, sujeto por tanto a diferencias entre lectores.
3) Su importancia objetiva. Y este parámetro si que lo considero objetivo, ya que se puede esta importancia observando su influencia en los siguientes autores. Por ejemplo, la influencia del Principe Valiente es tal que, posiblemente, condiciona todo el tebeo de dibujo realista hasta nuestros días.
Con esos criterios, entiendo que está clara mi elección. Cuando leo Spirit, Little nemo o Krazy Kat disfruto de forma especial, cada página de Little Nemo me sorprende por su magia, por su universo incontenible. Cada guión de Spirit me descubre una historia diferente que Eisner narra de forma distinta, sorprendiéndome siempre. Y de Krazy Kat sólo puedo decir que es el inspirador claro de la estética de esta página.
Hay muchas listas por ahí, las del Comics Journal por ejemplo, dónde se ve claramente que los críticos americanos no se acuerdan de que existe tebeo en Europa. O la muy excelente lista hecha hace 20 años por la revista Fancomic, tomando la opinión de varias decenas de críticos, dibujantes y editores. La verdad es que estoy bastante de acuerdo con esta lista, introduciendo tan sólo un par de obras publicadas en esos veinte años. Así, mi lista sería (el orden sólo es importante para los tres primeros):
- The Spirit, de Will Eisner
- Little Nemo, de Windsor McKay
- Krazy Kat, de George Herriman
- Príncipe Valiente, de Harold Foster
- Terry y los Piratas, de Milton Caniff
- Mort Cinder, de Breccia y Oesterheld
- Maus, de Art Spiegelman
- Alack Sinner, de Muñoz y Sampayo
- El teniente Blueberry, de Charlier y Giraud
- Corto Maltés, de Hugo Pratt
- Thimble Theatre Popeye, de Segar
y muy cerca quedarían calvin & Hobbes, Paracuellos, Barnaby, Polly and Her Pals, Flash Gordon, Spirou (siempre dudo en este caso si intercambiarlo con Popeye), y tantos y tantos.
¿Cuáles serían los vuestros?
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Lunes.27.Enero
¡¡2000!!
Ni en mis más alocados y surrealistas sueños pensé que pudiera llegar a tener 2000 visitas en un mes. Si al final resultará que a alguien le interesan las gilipolleces que digo. Pues nada, una abrazo al visitante número 2000 (mándame un mensajito, anda) y no os preocupéis, que seguiré en la brecha.
Por cierto, ya que os pasáis por aquí, no dejéis de visitar Tebeos.biz, que os gustará.

Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


¿Soy aburrido?


Hay autores que me desbaratan y me dejan sin palabras ante su obra, sin capacidad de reacción alguna. Son esos autores que consiguen impactarte de una forma tan contundente que, después de leer su obra, lo máximo que puedes hacer es sentarte, mirar al infinito y reflexionar sobre lo que has leído. Uno de esos es Daniel Clowes, el personalísimo autor de Eightball que acaba de publicar en castellano David Boring. La verdad es que hace bastante que me leí esta obra en la preciosa edición de Pantheon, pero la publicación en castellano es una buena excusa para volver a leerla. Es muy difícil explicar qué es lo que se está leyendo en David Boring. Quizás lo pudiéramos resumir en la aburrida historia de un hombre aburrido, lo que en principio no parece un argumento atrayente, pero Clowes comienza a hilvanar la historia con esas puntadas que mezclan lo extraño, la rutina, el surrealismo y la nostalgia en un tejido único y sin fisuras. Comienza a mover con mano de artesano a los secundarios, peones de lujo en una partida que sólo tiene un ganador, el autor que nos lleva exactamente a donde quiere. Y dónde Clowes nos lleva es a una profunda reflexión sobre el ser humano, sobre lo que nos mueve, sobre lo que nos emociona y nos entristece. El protagonista es una mera pelota que va rebotando sin control, al que le van ocurriendo cosas que no puede ni quiere comprender. Sencillamente ocurren y eso provoca nuevas situaciones. La atmósfera que Clowes retrata podría clasificarse de enfermiza, casi morbosa, en una primera visión. Pero lo cierto es que no hay nada enfermizo en la visión de Clowes. Hay gente que expresa sus sentimientos, por extraños que éstos sean, y son retratados con la frialdad de un cirujano por el autor.
Posiblemente, David Boring no esté al nivel de Ghost World, su obra maestra, pero es sin duda uno de los mejores tebeos del año. La lástima es la edición de La Cúpula, que buscando una edición barata (lo es, casi me atrevería a calificarla de regalo) se ha dejado las viñetas en color de la edición original sustituyéndolas por una horrible trama de puntitos (sí como la de los tebeos Marvel de siempre).
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Martes.28.Enero
Angoulème

Un año más sin poder ir. No os podéis imaginar cómo se me ponen los dientes de largos al leer/oir las maravillosas palabras que sobre este festival se dicen por ahí. Dejan a nuestro preciado Saló de Barcelona como un quiosquito de pueblo comparado con la FNAC. Y lo malo es que por las fechas en que se desarrolla, me es casi imposible ir. De estudiante, porque tenía exámenes y, ahora de profesor, porque tengo que ponerlos. Me temo que el año que viene voy a dar un aprobado generalizado y servidor se planta en Angoulème... aunque tendré que ahorrar, porque después de cada uno de mis viajes a la France, mi VISA parecía un chicle usado. Nada, decidido, el año que viene a tomar po'culo los reyes majos, papá noel y la biblia en verso. Servidor se lo gasta todo en Angoulème.
Pero a lo que iba. Como siempre, mucho ojito a los premios de este festival. Siempre son más que recomendables y una excelente pista de cómo va el tebeo francés. Este año, el gran ganador ha sido Jimmy Corrigan, el excepcional álbum de Chris Ware que, por desgracia, parece que nunca veremos en España. Una lástima, porque Marca Acme es una de las experiencias fetichista-comiqueras más sugerentes que hay hoy en día en el panorama mundial. Los premios de mejor guión se los llevaron Quartier lontain, de Jiro Taniguchi (me consta que hay tortas entre varias editoriales por traerse los derechos de esta obra, y puede haber más de una sorpresa) y al mejor dibujo Le Dérisoire, de Olivier Supiot y Eric Omond, unos autores que desconozco pero que siguen una estética similar a la de Matooti. El nuevo premio al mejor "diálogo y escritura" se lo lleva J.C.Denis, un autor al que no seguía desde los tiempos de Luc Leroi y que me sorprendió muy agradablemente con Quelque mois a l'Amelie, una preciosa historia sobre un escritor que pierde su inspiración. Está editado en la prestigiosa Aire Libre de Dupuis, un colección imprescindible, plena de obras de grandísima calidad. Los premios "colectivos" han sido claros. El de la crítica, para Jimmy Corrigan de nuevo, el del jurado "ecuménico" para Le chat de Rabbin, la excelente serie de Sfar que ya hecomentado por aquí (una de mis preferidas de los últimos años junto a Isaac Le pirate) y el del público, por lógica, para Titeuf, el gran fenómeno de ventas millonarias que está llegando a superar a Asterix como icono nacional.
Ay! ¿Cuándo aprenderemos aquí y tendremos algo sólo parecido?
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Miércoles.29.Enero
El noveno arte


En el foro de comic europeo se ha desarrollado durante estos días una interesante discusión sobre qué es la historieta y su clasificación como arte. Es evidente (y si no, os lo descubro yo) que el tebeo está considerado como una forma artística menor por la "cultura oficial". Para los grandes prebostes de la culturalidad, el tebeo es tan sólo una forma de entretenimiento infantil o un medio para jóvenes inmaduros salidos. Seguro que más de uno se ha cansado de leer en críticas cinematográficas expresiones como "es un tebeo", "parece un tebeo" y cosas así. Esta postura por parte de la "oficilaidad" sólo demuestra ignorancia hacia un medio que es joven en edad, pero que tiene exponentes de su madurez. Para estos señores, los únicos tebeos que existen son los mortadelos y los superhéroes, y jamás se han planteado que puedan existir otras cosas en el medio.
Esto es malo, trágico si queréis, pero lo que me molesta es la actitud de algunos aficionados. Por un lado, tenemos al friki auténtico, el original, el arquetípico, que es feliz siendo friki y se regodea en su frikismo. Para él, es un orgullo no pertenecer a la oficialidad y los tebeos deben buscar precisamente alejarse de ella. Un comportamiento que lleva al guetto (interesantísima la columna del editor breve en tebeos.biz) , al aislamiento y a que los tebeos no se conozcan fuero de ese mundo ombliguista.
Por otra parte tenemos un grupo de aficionados normales, a los que les gustan los tebeos de cualquier tipo y son conocedores del medio, pero que cuando tienen que comparar su medio preferido con otros, se ven atacados de un complejo de inferioridad tremendo y rápidamente reconocen que en el tebeo nunca se puede llegar a hacer lo que hace la literatura o el cine.
Los dos grupos de aficionados llevan a lo mismo: el aislamiento del tebeo.
Yo tengo claro, y no se me caen los anillos al reconocerlo, que la literatura, por ejemplo, tiene más obras maestras que el tebeo. También se debe decir que la literatura tiene miles de años y el tebeo poco más de cien, es un medio muy joven. Pero de ahí a pensar que el tebeo es de segunda media un abismo. La historieta es un medio riquísimo, que permite contar cualquier historia con él. Y lo bueno, lo genial, es que el resultado será diferente que con la literatura o el cine, porque son lenguajes diferentes, que consiguen provocar sentimientos diferentes.
Cine, historieta, literatura, pintura, música, son formas de expresión a través de las que los autores buscan contarnos algo: un sentimiento, una idea, una historia. Lo maravilloso del arte es que todas pueden contar lo mismo y cada una de una forma absoluta y radicalmente distinta. Es el autor el que debe elegir cómo se aproximará al receptor de su mensaje.
Como aficionados lo que debemos exigir, tal y como decía Rafa Marín, es que el nivel no caiga. Aunque las reglas del mercantilismo obliguen a la existencia de productos de consumo masivo (como en el cine o la literatura), que se deje ese hueco para las obras maduras (ojo, que no "adultas") y que busquen despertar esas neuronas que cada vez usamos menos.
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Jueves.30.Enero
Corbeniana


Os pongo en situación: principios de 1980, servidor un tierno infante de apenas 13 años, llega a un quiosco (el de debajo de su casa, sin ir mas lejos) y queda fascinado por la portada de una revista tendida con unas pinzas entre un montón de magazines. Su título, "1984". El número 16, para ser más exactos, con una preciosa portada de un tal Josep María Beà. Al final, siseando de aquí y de allá (costaba la friolera de 75 pesetas) conseguí hacerme con el número. Historias de ciencia-ficción "adultas", nada que ver con los infantiles superhéroes a los que me había aficionado los últimos años, ¡incluso salían tetas! Pero de todos los autores que aparecían en esta revista, uno destacaba por encima de todos: Richard Corben. Era nuestro ídolo, nuestra guía. La pasión por Corben nos llevaba a comprar cualquier revista donde apareciera una pequeña historia suya, algo que bien sabían los editores de revistas de segunda como Delta, que siempre buscaban colocar algo del susodicho entre sus páginas. Las revistas de Garbo donde apareciera una historieta suya sea agotaban en las librerías de viejo (todavía recuerdo las 500 pelas que me soplaron por el Spirit donde se publicaba una historia de Corben de complemento). Estábamos fascinados porsu dibujo, por esos colores imposibles que sólo él podía conseguir, por esas contundentes historias (y supongo que mucho tenía que ver también sus voluptuosas mujeres y nuestra quinceañera salidez, pero eso es otro tema). Para todos los jóvenes lectores de la época, Den era la mejor historieta que jamás se había hecho y Bloodstar, su profeta.
Pero, ¡ay! llegó la adolescencia, esos dieciesis añitos rompedores y las revistas de línea clara. El Metal Hurlant, el Cairo nos comenzaban a traer nuevos autores rompedores. Y nosotros, como buenos jóvenes anti-generación-anterior, rompimos con Corben. Negamos donde hiciera falta que nos gustara e incluso desarrollábamos alergias a cualquier dibujante que se atreviese a seguir su estilo (cómo si fuese fácil, pobre Martín Demingo).
Afortunadamente, no hay nada como crecer y, pasada la época de acné y locuras, sacamos esos 1984 raídos y vetustos y los volvimos a leer con nostalgia. Y nos encontramos con un autor vigoroso, de fuerza increíble. Con un narrador nato, dominador como nadie de eso llamdo storytelling. Y reivindicamos el nombre de Corben en justa penitencia por nuestros pecados. Hoy, veinte años después de que todo empezase, Corben me parece uno de los grandes con derecho propio. Su fuerza narrativa es difícilmente igualable. Los que podáis encontrar los álbumes de Corben, compradlos. Y mirad sus planchas. Fijaos en Bloodstar o Den (el primero), intentad imaginaros como directores y buscad una planificación más correcta. O más impactante, o que cuente más, o más estética...es imposible. Corben elegía la perfecta. la que mejor contaba lo que tenía que contar, la que más impactaba, la que mejor introducía al lector en la historia y lo arrastraba.
Por desgracia, el efecto anti-Corben se dió a nivel mundial y el pobre se tuvo que retirar a su editorial (Fantagor Press), a continuar series antiguas como Den o Mundo Mutante y pasar casi desapercibido.
Afortunadamente, fue redescubierto para el mainstream. Primero en Dark Horse, con una saga de Aliens, y luego Vertigo, que lo retomó para series como Hellblazer (ahora publicada por Norma) y le público novelas gráficas tan sensacionales como The house on the Borderland, adaptando el terrorífico relato de Hogdson. Y por fin llegó Marvel, para quien hizo las revisiones de Hulk (Banner) y Cage.
Sólo hay que tomar estas dos últimas para ver que el mocetón de Kansas (ahora abuelito de 60 años) es uno de los grandes. Su visión de Hulk vuelve al original planteamiento, pero sus páginas están a años luz de los autores actuales. Corben tiene un sentido del ritmo prodigioso, que hace que el lector pase por las viñetas siguiendo sus dictados. Y su dibujo es perfecto para la temática.
No os perdáis estas obras.

Algunas puntuaciones:
(2) Banner (Guión de Azzarello)
(3) House on the Borderland (Guión de Revelstroke)
(4) Den
(4) Bloodstar

Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios


Off-Topic


No tiene que ver con los tebeos (¿o si?), pero no dejéis de ver esta página: Modern Living. Es sencillamente acojonante....
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios



Consumid, malditos, consumid
¿Qué os habíais creído, que la sequía de Enero era total?¡Pues no! Resulta que el adicto a las viñetas tiene medios sobrenaturales que le permiten olisquear hasta la novedad más escondida y oculta. Y, mira por dónde, en las librerías han aparecido un par de cositas que vale muuuuuucho la pena reseñar:
A la de uno: estoy empezando a sentirme cual niño de seis sentidos que se dedica a hacerle la vida imposible a los difuntos, porque si primero fue ver ejemplares-zombi de la "Historia de los Cómics" de Toutain (sólo os puedo decir una cosa: ¡compradla!, si es necesario empeñar a la suegra/o o que vuestra pareja/o se busque una esquina, ¡hacedlo!), en una extrañísima sensación de dejà-vu, ahora se pueden encontrar en las librerías ejemplares de varias obras de Oesterheld, Trillo, Sasturain y Breccia en ediciones argentinas que, pensaba, dormían el sueño de los agotados. Ni más ni menos que "Buscavidas" de Trillo y Breccia y "Visiones" de Oesterheld y Breccia se pueden encontrar. El primero es una peculiar visión del juntacadáveres, mientras que el segundo son adaptaciones de Sasturain de cuentos de Borges, García Márquez, Onetti... con un Breccia espléndido, sorprendente. las ediciones de Deyditores son malas, malísimas, pero sólo tenéis eso o las ediciones francesas. Además podéis encontrar dos albumcitos graciocísimos, "El otro Ernie Pike", la versión del reportero de Breccia y oesterheld (sí, no sólo lo hizo Pratt) y una colección de cromos de los dos maestros sobre "Los platillos invaden la Tierra". Para completistas de Breccia, pero siempre recomendables.
Y a la de dos: mi absoluta admiración, respeto y parabienes para los chicos de Doble Dosis, una pequeñísima editorial que pasito a pasito ha logrado hacerse un huequecito con sus sorprendentes propuestas. En la tanda de novedades que han sacado, el fundamental Dinero nº3 de Miguel Brieva, uno de mis descubrimientos del 2002. Brieva sigue la estela del humorismo gráfico de una viñeta, pero con la diferencia de que sus viñetas son verdaderas cargas de profundidad, brutales mazazos contra unas neuronas indefensas ante la propuesta de este autor. Sus tres comics-books son necesarios y fundamentales, me atrevería a decir que en este momento, los dos humoristas gráficos más incisivos y contundentes son El Roto y Miguel Brieva. Además, los chicos de DD (no confundir con Dan Defensor) sacan un precioso/preciosista comic-book de Laura, Noballena, con historias cortas de la autora (ahhh! es que me gusta mucho...) y una divertida recopilación de "Marcelino, el guardián", de Lois, o de cómo conseguir que la misma historieta sea siempre distinta.
Enviado por Álvaro :: [+] :: Sin comentarios







Weblog
Preferidos
Foro
Artículos
Día de visita
Enlaces
Sobre el autor